La iglesia de La Encarnación albergó ayer la ofrenda floral a Nuestra Señora la Virgen del Carmen, cuya festividad vuelve a celebrarse hoy tras dos años de ausencia ante la irrupción de la pandemia del coronavirus.

La alcaldesa, Ángeles Muñoz, entregó el bastón de mando de la ciudad a la Patrona para que lo porte en su trono.

Los actos en reconocimiento a la Virgen del Carmen comienzan a las 6.30 horas con el Rosario de la Aurora y la procesión con salida de La Encarnación hasta la playa de El Cable.

«Hay que resaltar la emoción de unos momentos en los que volvemos a comprobar que la devoción sigue intacta y que nadie en Marbella es indiferente a esta tradición», señala el párroco de La Encarnación, José Sánchez.