Las obras para construir la rotonda en la avenida Severo Ochoa, en Marbella, acumularán, una vez finalizadas, cerca de tres meses de retraso respecto a las previsiones del equipo de Gobierno.

 El concejal de Obras, Diego López, ha anunciado este martes que las actuaciones para culminar la glorieta que se ubicará en la avenida, a la altura de las calles Pintor Pacheco y Fray Junípero Serra, terminarán en diez días.

A este plazo se sumarán posteriormente los trabajos de jardinería para ornamentar una vía cuyo asfaltado se ha ejecutado en domingos y horarios nocturnos por la menor afluencia de vehículos, apuntó el edil, pero también ante los meses de demora.

«Las labores se centrarán ahora en la conexión de la iluminación y en el pintado de la señalización horizontal viaria, así como en la plantación de 11 ejemplares de gran porte para embellecer esta gran avenida del casco urbano», ha anunciado el delegado, que ha señalado que el Ayuntamiento está «ultimando» las obras, que abarcan una superficie de unos 6.000 metros cuadrados en pleno centro de Marbella.

El retraso en las actuaciones provoca además, como ocurrió el domingo, frecuentes colapsos en la circulación de los vehículos que transitan en plena temporada estival por una de las principales arterías de Marbella -la vía da acceso al puerto pesquero de La Bajadilla, la popular playa de El Cable, el polígono industrial, locales comerciales y equipamientos sanitarios y conecta con la avenida Ricardo Soriano, que vertebra el centro urbano- y por una zona en la que residen cerca de 600 vecinos.

La alcaldesa, Ángeles Muñoz, anunció en una visita a las obras a mediados de marzo que las actuaciones tenían un plazo de ejecución de dos meses, por lo que su finalización estaba prevista para mayo, antes del inicio de la época estival y la llegada de turistas en el primer verano sin las restricciones a la movilidad impuestas a consecuencia de la crisis sanitaria de la pandemia del coronavirus.

«Hemos aprovechado que se está realizando una obra de gran envergadura en la parcela del antiguo Hotel Escuela Bellamar para comenzar esta actuación con el fin de evitar la peligrosidad en los cruces y el exceso de velocidad en la zona y, al mismo tiempo, dotar a esta zona de un mayor atractivo», explicó entonces la regidora.

El equipo de Gobierno señala que la glorieta servirá para mejorar la seguridad vial de la avenida, ya que los vehículos tendrán que aminorar la velocidad; y dar mayor fluidez al tráfico.

Además, los vehículos podrán hacer el cambio de sentido que hasta ahora tenían que realizar en la rotonda que da acceso al puerto de La Bajadilla y la playa de El Cable o en un cruce ubicado en la propia avenida.

Vecinos de Marbella, sin embargo, señalan a través de las redes sociales que la rotonda provocará atascos en una avenida que carecía de ellos, ya que a escasa distancia de la glorieta hay semáforos y pasos de cebra.