La construcción del aparcamiento de calle Doha, una de las principales arterías de la barriada de Divina Pastora, entra en una nueva fase con el inicio de los trabajos de vaciado de la parcela que albergará el equipamiento.

Estas actuaciones comienzan tras la colocación de más de 340 micropilotes para estabilizar el terreno y la instalación de la viga de coronación que remata la estructura.

El concejal de Obras, Diego López, ha visitado la actuación y ha indicado que «ahora da comienzo la excavación que permitirá rebajar casi siete metros de profundidad antes de llevar a cabo las labores de forjado y hormigonado en la parcela».

El edil ha explicado que «el micropilotaje era muy importante porque es la que posibilita que la obra se ejecute más rápido posteriormente» y ha especificado que también se van a instalar anclajes para dotar a la edificación de firmeza.

López ha precisado que el vaciado se prolongará durante los meses de agosto y septiembre y ha recordado que está previsto que el proyecto se complete en la primavera de 2023, si bien la vía se podrá abrir antes al público, una vez que se acometan los trabajos en superficie y se pueda seguir actuando en el interior.

El delegado de Obras ha subrayado que el barrio de Divina Pastora es uno de los que más sufren la falta de aparcamiento y donde los vecinos tienen más dificultades para estacionar sus vehículos, por lo que «hemos apostado por este aparcamiento de tres alturas, que dotará a la zona de 167 nuevas plazas».

El equipamiento, ha señalado el delegado del Área, será de gestión municipal, con unos precios que oscilarán entre uno y dos euros por 12 horas, dependiendo de si es en franja diurna o nocturna, y no está prevista la venta de plazas.

Asimismo, ha asegurado que «continuamos fomentando proyectos que solucionen este déficit en otros puntos del término municipal».

A finales de febrero, vecinos de la zona se concentraron ante la parcela que albergará el estacionamiento soterrado para criticar la falta de información sobre las actuaciones.