El Ayuntamiento de Marbella ha dado un nuevo paso en los trámites para que la ciudad cuente con un parque forestal de cerca de 400.000 metros cuadrados en el paraje natural de Puerto Rico.

La última Junta de Gobierno Local ha dado cuenta del decreto para el desalojo de una parcela de 20.000 metros cuadrados que ya es de titularidad municipal y que se suma a los 340.000 metros cuadrados recuperados anteriormente y «que se destinarán al uso y disfrute de los ciudadanos», según ha explicado el portavoz del equipo de gobierno, Félix Romero, quien ha informado de que «tan solo resta por obtener otros 30.000 metros cuadrados, que están inmersos igualmente en un procedimiento de expropiación que se encuentra muy avanzado». Los terrenos ubicados en Puerto Rico Bajo están, según Romero, «parcialmente ocupados en algunas de sus zonas por unos precaristas que, en nuestra opinión, están impidiendo el uso de un espacio que ha sido tradicionalmente utilizado por los ciudadanos de Marbella para celebraciones con tanto arraigo en la ciudad como la Fiesta del Tostón».

El portavoz del Gobierno municipal ha precisado que «con este decreto se inicia un expediente de extinción de la ocupación en precario y de desahucio administrativo de la parcela de dominio público, situada en la zona conocida como Huerta de Zaragoza y que da acceso al paraje de Puerto Rico Alto, con el fin de poner a disposición de todos los vecinos este enclave de alto valor medioambiental que forma parte de la propia identidad de nuestra ciudad». Igualmente, ha avanzado Romero, «se abre un periodo de alegaciones previo a la resolución del procedimiento, que es de una gran complejidad».

Por otro lado, también en materia de patrimonio municipal, en la Junta de Gobierno Local se han abordado otros tres decretos para la adquisición por justiprecio de tres parcelas ubicadas en las inmediaciones de la carretera de Marbella-Istán (A-7176), donde se va a ejecutar una actuación de remodelación integral en virtud de un convenio entre el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía. Según ha explicado el portavoz municipal, «se ha establecido el pago de común acuerdo con los propietarios, lo que permitirá seguir adelante con el proyecto».

El proyecto para mejorar la seguridad vial en un tramo de casi dos kilómetros contempla la ejecución de arcenes de 1,5 metros de anchura, la rectificación de su perfil longitudinal y la construcción de cuatro glorietas que regulen la circulación, reduzcan la velocidad y mejoren la seguridad vial en los cruces existentes. Asimismo, se construirán acerados perimetrales en ambos márgenes de 2,5 metros de anchura.

Por último, con relación a cuestiones urbanísticas, se han aprobado 15 permisos para viviendas unifamiliares, con un presupuesto global de 4,7 millones de euros, así como autorizaciones de obra mayor para 39 inmuebles, con una inversión prevista de 15 millones de euros.