La Corporación municipal de Marbella ha aprobado por unanimidad este lunes, en una sesión plenaria de carácter extraordinario, elevar a los organismos estatales el documento previo del Plan General de Ordenación Municipal (PGOM) para que lo analicen y remitan sus dictámenes al Ayuntamiento.

Las Demarcaciones de Costas, Carreteras, Ferrocarriles y de Medio Ambiente disponen a partir de ahora de hasta tres meses para valorar la propuesta con la que el Consistorio trata de devolver al urbanismo del municipio la estabilidad que quedó en entredicho a finales de 2015, cuando el Tribunal Supremo anuló el Plan General de 2010. 

El Consistorio tuvo que recuperar entonces el plan de 1986 e iniciar los trámites para elaborar un planeamiento que recoja el desarrollo urbanístico de la Marbella de las próximas décadas.

El equipo de Gobierno confía en contar con el visto bueno de los organismos estatales antes de que termine el año para aprobar el PGOM de forma inicial durante los primeros meses de 2023 y suscribirlo de forma definitiva a inicios de 2024.

Sin embargo, un dictamen desfavorable de alguno de los cuatro entes conllevaría demorar una tramitación que ya acumula retrasos respecto a las previsiones iniciales del Gobierno local, que confiaba en aprobar el PGOM de forma definitiva a finales del mandato.

A la incertidumbre sobre el posicionamiento de los organismos estatales respecto a la propuesta del Ayuntamiento se suma el hecho de que el Ayuntamiento de Marbella es el primero de Andalucía en tramitar el PGOM al amparo de la de la Ley de Impulso a la Sostenibilidad del Territorio en Andalucía (Lista), de carácter autonómico, que entró en vigor a finales de 2021. 

El PGOM contempla más de 52 millones de metros cuadrados de superficie de suelo urbano frente a los 40 millones del planeamiento de 2010 o 29 grandes zonas verdes, entre ellas, 16 parques fluviales, la ampliación de área del Lago de las Tortugas o la creación de un espacio en el arroyo Siete Revueltas, en Las Chapas.

El planeamiento contempla también 19 propuestas de sistemas generales comunitarios, entre los que figuran una Ciudad de la Educación y el Conocimiento en San Pedro Alcántara; el Área Deportiva de Guadaiza, también en San Pedro; el Aula del Mar en Marbella; o seis zonas polifuncionales ligadas al emplazamiento de las estaciones previstas para el trazado del Corredor Ferroviario del Tren Litoral de la Costa del Sol.

El documento recoge además propuestas para mejorar la movilidad, como la reordenación de los accesos, vías de servicios y carriles de trazado en la autovía A-7 entre Puerto Banús y San Pedro Alcántara; un puente sobre el río Guadaiza; un enlace en la autopista AP-7 próxima al Hospital Costa del Sol; o una red de 28 estacionamientos urbanos, de los que diez están previstos en San Pedro y Nueva Andalucía y el resto, en Marbella y Las Chapas.

 

«El PGOM generará un mayor crecimiento y de empleo en el municipio o contemplará un plan de vivienda con precios asequibles para nuestros jóvenes, entre otras iniciativas», ha destacado la alcaldesa, Ángeles Muñoz.

Para la concejala de Urbanismo, María Francisca Caracuel, los criterios en los que se basa el PGOM son «la ocupación racional del suelo, evitando la dispersión y revitalizando el municipio».

La concejala del PSOE y exdelegada de Urbanismo, Isabel Pérez, pidió agilizar la tramitación para lograr un documento «que están esperando los vecinos y del que aún no tenemos ni la aprobación inicial».