El presidente del Centro de Iniciativas Turísticas, Juan José González, abogó ayer por que las obras que proyecta el Gobierno central para devolver el paseo marítimo de Marbella a la legalidad no conlleven «medidas agresivas» contra los propietarios con intereses que colindan con esa parte del frente litoral del municipio.

«No puede ser que, tras 30 años de paseo marítimo, ahora haya que retranquearlo a costa de terrenos que son propiedad de colindantes con la zona, como hoteles», explicó.

El presidente del colectivo empresarial reclamó al Ministerio de Transición Ecológica medidas «urgentes y racionales» para la mejora del frente litoral, una de las infraestructuras de mayor importancia para la economía de la localidad.

«Las medidas tienen que ser racionales. Sería irracional ser agresivo e invadir», agregó.

González anunció que el colectivo empresarial pedirá al Gobierno central que la legalización del paseo marítimo y la estabilización de las playas de Marbella y San Pedro Alcántara con la instalación de espigones «sean un hecho lo antes posibles».

«Es algo que urge y que pediremos con toda firmeza y claridad», señaló.

El Gobierno central tramita dos proyectos para instalar espigones sumergidos en diferentes tramos de las playas de Marbella y San Pedro y cuyo presupuesto ronda los 15 millones de euros.

También impulsa unas actuaciones para legalizar tramos del paseo marítimo que el Ayuntamiento, entonces gestionado por el GIL, construyó al margen de la ley a inicios de la década de los 90.