Marbella albergó ayer una jornada sobre la importancia del arbolado urbano que organizó la Asociación Española de Parques y Jardines Públicos.

El encuentro contó con la presencia de más de 150 profesionales y en él se abordó la legislación relativa al arbolado público y su evolución.

«La elección de Marbella por parte de la organización más importante a nivel nacional en este ámbito avala la gestión municipal que se está llevando a cabo para el mantenimiento, conservación e incremento de las zonas verdes y el arbolado urbano», señaló la alcaldesa, Ángeles Muñoz.

La regidora aseguró que Marbella tiene una «gran riqueza vegetal, tanto por unidades como por especies», y se encuentra, según dijo, en el primer lugar de la provincia en metros cuadrados de zonas verdes por habitante.

«Triplicamos lo que establece la propia normativa, alcanzando una superficie total de 4.200.000 metros cuadrados», señaló.

«Vamos a seguir impulsando el bosque urbano, cumpliendo con nuestro compromiso de plantar más de 2.000 nuevos ejemplares antes de que finalice la legislatura», agregó.

El encuentro se celebró en plena polémica por las talas de ejemplares de árboles que el Ayuntamiento ejecuta en el barrio de Pilar-Miraflores con motivo de unas obras.

Colectivos sociales y ecologistas han denunciado también en las últimas semanas la instalación de adoquines en un recinto forestal ubicado en el centro urbano de Marbella que alberga pinos reales de cerca de 250 años de antigüedad.