Las cremas calientes, la caza y los productos de temporada, entre ellos las setas, ocuparán un lugar destacado en el menú de otoño e invierno del boutique resort y restaurante Boho Club, cuya propuesta gastronómica dirige el chef malagueño Diego del Río.

Entre las novedades del establecimiento para afrontar los meses más fríos del año figuran el solomillo de venado, tofe de castañas y cebolleta glaseada; o la costilla de wagyu, cremoso de tupinambo y patata hojaldrada.

Entre los pescados, destacan la lubina sobre gazpachuelo de pulpo y piparras; el rape, romesco de aceituna negra y jugo de pimientos asados; o el pulpo a la parrilla glaseado en teriyaki, apio bola y berenjena en texturas.

Como broche final, de postre se podrá degustar el nuevo semifrío Boho Rocher con sopa de fruta de la pasión y piña; el cremoso de limón, cacahuete garrapiñado, sablé, albahaca y sorbete de hierbabuena; o el milhojas de manzana asada, hojaldre y cítricos.

«En la nueva carta se han incluido sabrosos platos. Ahora encontramos entrantes como la ostra Michelada, las setas frescas con jugo de oloroso, foie, regaliz y avellanas; las zanahorias ecológicas a la brasa su escabeche y frutos secos; el ravioli de caza, alcachofas y ramen de puchero; o la vieira curada, zanahoria, judías y crema de calabaza y curry», explica el director de alimentos y bebidas del local, Sergio Jiménez.

El establecimiento, ubicado en las dependencias del antiguo Centro Forestal Sueco, cuenta también con una bodega con 300 referencias de vinos de la zona, del resto de Europa o de América, como EEUU, Chile o Argentina.