En unas camisetas predominan los colores azules y amarillo de la bandera de Ucrania; en otras, el sol, el cielo o una multitud de corazones; y en casi todas, los anhelos de paz en un país que sufre desde finales de febrero los ataques de Rusia.

Víctimas ucranianas menores de edad de Borodyanka, una de las zonas de Ucrania ocupadas en febrero por las tropas rusas y posteriormente liberadas por soldados ucranianos, y que han visto la guerra con sus propios ojos plasmaron en camisetas y dibujos representaciones simbólicas de la experiencia en el conflicto.

Los pequeños artistas del pueblo masacrado por las tropas rusas y que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, visitó a mediados de abril, enviaron sus obras a la asociación Maydan Málaga, que, desde el inicio de la guerra, trabaja para recaudar fondos con los que atender a las víctimas ucranianas de las agresiones.

Otro tanto hicieron menores del resto de la provincia de Kyiv, una de las zonas más devastadas del país tras el paso de las tropas rusas.

El colectivo benéfico utilizará las creaciones de las víctimas más inocentes de la guerra para recoger dinero a favor de la fundación ucraniana Svitly de Kyiv, que atiende a menores de los pueblos ucranianos liberados de los ocupantes militares rusos.

Para ello, organizará una exposición en la que vender las «obras de arte y regalos» de los pequeños artistas el sábado, de 18:00 a 21:00; y el domingo, de 11:00 a 14:00 horas en la Escuela de las Artes MOMO de la escritora y dramaturga Shia Arbulu, finalista del Premio Nadal de Literatura en 2018 con ‘Música entre las piedras’ de la editorial LXL.

En sus dibujos y camisetas está «la única Ucrania, el sol, el cielo, los sueños de paz y la fe inquebrantable en la victoria del bien. Los niños ucranianos nos muestran las obras de arte y regalos que han pintado ellos mismos para recaudar fondos para ayuda humanitaria. Este evento lo estamos preparando con mucha ilusión y esperanza de una buena acogida por parte de los vecinos de Marbella, contando como siempre con su impresionante solidaridad», señala Maydan Málaga.

Natasha Moshchenko, una vecina ucraniana de Marbella que colabora con el colectivo, destaca que la mayoría de los mensajes que dibujan los menores «son muy positivos». «Son un reclamo a la paz. Son camisetas y dibujos llenos de colores, de corazones, de flores. Con estos niños no puede nadie, ni tan siquiera cosas tan horribles como la guerra. Y son niños que, como los de España, quieren vivir en paz con su familia», agrega.