El comisario José Manuel Villarejo maniobró para tratar de hacer negocio con un parking en Marbella, cuyo titular es desde 2003 la empresa Autocobermar SL, que forma parte del patrimonio que le fue intervenido tras ser detenido por orden del juez de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, según anotó el propio exmando policial en sus diarios. Estas agendas fueron requisadas en un registro que realizaron los agentes de la Unidad de Asuntos Internos a su vivienda, que fue ordenado por los fiscales de Anticorrupción Miguel Serrano e Ignacio Stampa.

«Rafa Mora. Recuerda lo de la Junta del jueves. La licencia del parking, ya está en ello», escribió Villarejo en su diario el 5 de septiembre de 2014, en referencia al entonces jefe de la Policía Local. En la actualidad un administrador nombrado por la Audiencia Nacional se encarga de la gestión del aparcamiento propiedad del exmando policial jubilado, que fue adjudicado por la entonces alcaldesa Marisol Yagüe, en plena hegemonía de la trama del ‘caso Malaya’.

EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, del grupo Prensa Ibérica al que pertenece La Opinión de Málaga, ha realizado un exhaustivo estudio de las anotaciones incluidas en las agendas de Villarejo, cuya veracidad defiende la Fiscalía Anticorrupción, ya que las grabaciones que se han ido publicando en los diferentes medios de comunicación han refrendado en todo momento los apuntes.

En el caso de Marbella, las notas reflejan un lapsus temporal que va de enero de 2013 a julio de 2015. Y en ellas Villarejo alude a las supuestas gestiones que realizó para tratar de influir en cargos del Consistorio marbellí, como por ejemplo el exconcejal de Urbanismo Pablo Moro Nieto, quien falleció en 2016 en un accidente de circulación. Así, el 9 de enero de 2013 escribe: «Agap. Sobre tema Marbella-Parking-Plaza. Queda en avisar a su colega y al concejal de Urbanismo». Al escribir «Agap» Villarejo se refiere al también comisario Agapito Hermes de Dios, entonces destinado en la localidad malagueña, y que ahora es el ‘número dos’ de la Jefatura de Policía de Madrid. Fuentes consultadas niegan que este mando policial pusiera en contacto al edil con el presunto líder del clan policial.

Un número de Urbanismo

Y unos meses después, el 17 de mayo de 2015, escribe de nuevo: «Pablo Moro Nieto. 952761660 [un número de Urbanismo]. Teniente alcalde y Urbanismo. Emilio, D. General de Industria-Comercio». Y es el propio «Agap» el que acude a Madrid «para organizar papeo con Pablo (Urbanismo Marbella)», prosiguen las anotaciones.

Es en esas fechas cuando Villarejo tiene conocimiento de que los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil investigaban en secreto al empresario sueco Lars Gunnar Broberg, marido de la alcaldesa marbellí, Ángeles Muñoz. E informa de las pesquisas, siempre según las anotaciones, a la secretaria general del PP María Dolores de Cospedal; al ex director adjunto operativo (DAO) de la Policía Eugenio Pino; y al número dos del Ministerio del Interior Francisco Martínez. Una de estos avisos se produjo el 22 de agosto de 2014, tal y como consta en la grabación cuya transcripción adelantó EL PERIÓDICO DE ESPAÑA. La Audiencia Nacional investiga en la actualidad al cónyuge de la alcaldesa y a uno de los hijos de él por presuntos delitos de corrupción.

Las anotaciones también apuntan que Villarejo habría comentado la investigación confidencial de la UCO al exconcejal Moro: «Le dije que hay una investigación abierta sobre corrupción en el Ayuntamiento por parte de Guardia Civil. También que varios moritos y judíos que dicen ser amigos del marido de la alcaldesa hacen alardes de prepotencia con los empresarios lugareños. Le propongo contacto con….», escribió el 15 de noviembre de 2013 el comisario, que después informó al edil de que las pesquisas las llevaba la «UCO de Tres Cantos» (Madrid). El propio Moro habría mantenido una reunión el 3 de diciembre con Eugenio Pino, procesado en el caso Kitchen por el espionaje al extesorero del PP Luis Bárcenas.

«Club de golf de los suecos»

El 28 de febrero de 2014 escribió sus impresiones sobre una supuesta reunión informal que había tenido con la alcaldesa de Marbella con la que compartió «un café»: «Muy amable y receptiva. Estuvo en el club de golf de los suecos. Quedamos en vernos en breve», tal y cómo adelantó esta redacción. Ese mismo día, Villarejo asegura que se había comprometido a «enviarle escrito de rebaja de canon» del aparcamiento a Moro.

Sin embargo, la alcaldesa, Ángeles Muñoz, negó ayer haberse reunido para tomar un café con Villarejo, tal y como consta en los diarios en los que el comisario apuntaba las fechas y contenidos de sus grabaciones. Fuentes del Consistorio explicaron a esta redacción que la concesión del parking se otorgó en 2003 por un total de 75 años, con Marisol Yagüe de alcaldesa, y que desde entonces no ha habido ninguna modificación del canon. Según esta versión, el concejal fallecido Pablo Moro no habría hecho ninguna actuación irregular.

En este sentido, Villarejo también alude al exjefe de la Policía de Marbella, a quien según el comisario le da un «toque» el 16 de enero de 2014 para hablar «sobre la notificación de cierre del lavadero del parking». Y es el propio Rafael Mora el que supuestamente propicia el encuentro del comisario con la actual regidora, negado ayer por Muñoz. En la mencionada grabación del ex número dos de Interior Francisco Martínez el comisario jubilado trata de convencer a su interlocutor para que el entonces jefe de la Policía marbellí recibiera una Medalla Roja al mérito policial, que está dotada con una pensión. EL PERIÓDICO DE ESPAÑA ha tratado sin éxito de conocer la versión de Mora de los hechos relatados.