La alcaldesa de Marbella y senadora, Ángeles Muñoz, actualizó este pasado miércoles la declaración patrimonial de bienes que presentó ante la Cámara Alta en noviembre de 2019, cuando asumió el cargo.

La revisión del patrimonio se produce en un momento en el que la Audiencia Nacional investiga a su marido, el empresario sueco Lars Broberg, por presuntos delitos de blanqueo de capitales y formar parte de una organización criminal de contrabando de droga.

En la nueva declaración, Muñoz reconoce que tiene la totalidad de los derechos sobre la sociedad Hacienda Property S.L, propietaria de una parcela, una nave industrial y un atraque en Puerto Banús, uno de los muelles más exclusivos ubicados en el sur de Europa.

La alcaldesa se hizo con la totalidad de los derechos de la sociedad a finales de julio de 2020, cuando adquirió a Broberg su 50 por ciento.

El valor de mercado de los bienes de la sociedad rondaría los 3,5 millones de euros, según elDiario.es.

Muñoz declara también ante el Senado que es la propietaria de la totalidad de los derechos de una vivienda ubicada en Suecia, mientras que en la declaración de 2019 aseguró que a ella le pertenecía el 50 por ciento del inmueble.

La vivienda, de 560 metros cuadrados de superficie, acceso directo a la playa, embarcadero propio y adquirida a medias con Broberg en 2005, estaría en cerca de 2,5 millones de euros, según elDiario.es.

Los cambios en la declaración patrimonial de Muñoz ante la Cámara Alta se producen en pleno procedimiento de la Audiencia Nacional a su marido por su presunta participación en una supuesta red liderada por ciudadanos de nacionalidad sueca que habría exportado grandes cantidades de marihuana y hachís desde España a países nórdicos.

En la causa figuran también su hijastro, Joakim Broberg, al que el juez ha procesado por integrar una banda criminal, narcotráfico y blanqueo de capitales; y un agente de la Policía Local que formó parte de la escolta de la regidora.

El magistrado encuentra indicios de que el marido de Muñoz participó «activamente» en la supuesta red criminal y cree que el empresario sueco y su hijo habrían blanqueado cerca de 7,3 millones de euros mediante sociedades pantalla.

El juez ha impuesto al empresario sueco una fianza de 25 millones de euros.