La causa abierta por la Audiencia Nacional para investigar a una supuesta organización liderada por ciudadanos de nacionalidad sueca que habría exportado grandes cantidades de marihuana y hachís desde España a países nórdicos y en la que están procesados el marido de la alcaldesa de Marbella y senadora, Ángeles Muñoz, el empresario Lars Broberg; su hijastro Joakim Broberg; y un agente de la Policía Local que formó parte del servicio de la escolta de la regidora entra en una nueva fase.

Tras concluir el lunes el trámite previo de las declaraciones indagatorias a los procesados, comenzará en las próximas semanas el juicio oral de una causa que, tras los años de gestión del GIL, vuelve a arrojar sombras sobre la gestión del Ayuntamiento, especialmente en materia de urbanismo.

A inicios de semana comparecieron ante el juez de la Audiencia Nacional, a través de comunicaciones telemáticas desde los juzgados de primera instancia de Marbella, el agente de la Policía Local, acusado de facilitar a la supuesta trama de narcotráfico información restringida; y un empresario sueco del que el magistrado sospecha que ha sido el hombre de confianza del hijastro de la regidora y a través de cuya empresa, dedicada al sector de la construcción, la red habría podido blanquear fondos procedentes de la venta de droga.

El Gobierno local dirigido por Muñoz adjudicó entre 2011 y 2015 a la constructora, al menos, cinco obras por importe de unos 600.000 euros. Parte de estos fondos los aportaron la Junta de Andalucía y la Diputación Provincial de Málaga.

Correos electrónicos destapados por elDiario.es muestran que el marido de la alcaldesa intermedió para hacer llegar a Muñoz un presupuesto de la constructora sobre una obra que acabaría obteniendo.  

El propio Joakim Broberg se personó ante el juez el pasado jueves, en una cita a la que llegó y de la que se fue a pie y en solitario.

El hijastro de la regidora estuvo en el interior de los juzgados unos 25 minutos, tiempo durante el cual el juez le comunicó que estaba procesado por supuestos delitos de blanqueo, narcotráfico e integrar una red criminal.

En el procesamiento también figura el marido de la alcaldesa por presuntos delitos de blanqueo e integrar una red criminal.

El juez ve indicios de que Lars Broberg participó «activamente» en la supuesta trama y cree que él y Joakim Broberg habrían podido blanquear cerca de 7,3 millones de euros a través de operaciones de compraventa y construcción de viviendas mediante sociedades pantalla.

Lars Broberg no ha prestado declaración indagatoria ante la Audiencia Nacional porque el juez ha paralizado su causa debido a su estado de salud.