La Policía Nacional ha detenido a cuatro personas por su presunta responsabilidad en numerosos hurtos perpetrados en campos de golf de Estepona y Marbella. Los investigados, dos hombres y otras dos mujeres de entre 33 y 37 años, accedían a los complejos deportivos como si fueran usuarios y aprovechaban que los golfistas practicaban su deporte favorito para arrebatarles las pertenencias que dejaban en los ‘buggies’. Los agentes les atribuyen siete delitos de hurto y cinco de estafa, ya que usaban las tarjetas bancarias de las víctimas para realizar compras.

La investigación de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Comisaría de Estepona se inició a mediados de septiembre, cuando se registró la denuncia de una turista extranjera que comunicó el hurto al descuido de su bolso en un campo de golf de la localidad. Entre los efectos sustraídos había varias tarjetas bancarias con las que los responsables habían realizado hasta 24 cargos, por un importe total de unos 3.000 euros, en diferentes establecimientos. Esta denuncia inicial no se quedó en un caso aislado. En fechas más cercanas, los agentes recibieron otras siete denuncias por hechos con un modus operandi similar en campos de golf de Marbella y Estepona. En todos los casos, los perjudicados resultaron ser aficionados al golf que se hallaban de vacaciones en la costa y que practicaban este deporte cuando sufrían las sustracciones.

Tarjetas

Según las pesquisas, los miembros de la trama se adentraban en las instalaciones aprovechando la gran extensión de este tipo de complejos y se valían de algún despiste de los jugadores para hurtar las pertenencias que dejaban en los ‘buggies’, los coches que se utilizan para recorrer estos campos. Tras perpetrar los robos, abandonaban con premura el lugar en un vehículo. A continuación, los investigados, con predilección por las tarjetas bancarias de sus objetivos, hacían uso de las mismas de manera inmediata, antes de ser anuladas por sus propietarios. Para ello, hacían compras en diversos establecimientos por pequeños importes, a fin de evitar los sistemas de prevención de fraude de las entidades emisoras de las tarjetas.

Finalmente, la investigación permitió la identificación y detención de los presuntos artífices de las sustracciones, que habían fijado su residencia temporal en una urbanización de Estepona. Asimismo, se intervino el vehículo en el que se desplazaban. De los hechos conoce el Juzgado de Instrucción número 4 de Estepona.