El Ayuntamiento de Marbella ha limpiado en lo que va de año más de 27.000 imbornales y 230 kilómetros de la red de saneamiento con el objetivo de mantener un funcionamiento idóneo de este sistema y reducir el riesgo de inundaciones en épocas de precipitaciones intensas.

En un comunicado, el concejal de Obras, Diego López, ha indicado que las actuaciones, que desarrolla Hidralia, la concesionaria del servicio, también han permitido la inspección de 28 kilómetros de la red, con una cámara motorizada, y de unos 15.000 pozos de registro con otra de inspección rápida de tipo pértiga, "lo que permite aumentar la eficiencia de estos trabajos", ha apuntado.

"Este último equipo, tecnológicamente puntero, cuenta con una cámara en uno de sus extremos y se introduce en los pozos para observar el estado operativo de ese sector de la red y permitiendo priorizar las zonas que necesitan una actuación más urgente"

"Este último equipo, tecnológicamente puntero, cuenta con una cámara en uno de sus extremos y se introduce en los pozos para observar el estado operativo de ese sector de la red y permitiendo priorizar las zonas que necesitan una actuación más urgente", ha explicado el edil.

Ha señalado que de esta forma "se mejora la eficacia del proceso al reducir tanto los tiempos de trabajo como el gasto de energía y de agua". Concretamente, Hidralia cuenta con dos cámaras de pértiga, una robotizada, además de cinco camiones de saneamiento y dos vehículos ligeros para realizar las labores de inspección y limpieza en el municipio.

López ha indicado que los imbornales "son los elementos urbanos que recogen el agua de la lluvia y la derivan a la red de alcantarillado, que se ve limitada en su capacidad de drenaje cuando se colmatan de residuos arrastrados por las lluvias".

En este sentido, ha resaltado que "las acciones preventivas de limpieza, que realizan dos equipos de forma ordinaria e ininterrumpida durante todo el año en Marbella, garantizan la máxima capacidad hidráulica en época fuerte de precipitaciones".

Por último, ha subrayado que "en este tipo de actuaciones, el proceso de digitalización supone una importante ventaja a la hora de planificar los trabajos, permitiendo que, con la monitorización que se realiza a tiempo real de toda la red del municipio, se pueda observar exactamente en qué puntos es más urgente la intervención para priorizar las operaciones".