El cadáver sin cabeza ni manos hallado este pasado domingo en la costa de Marbella corresponde a una joven que podría llevar muerta entre 24 y 36 horas antes de su localización, según han indicado a Efe fuentes cercanas a la investigación. La Guardia Civil trabaja desde entonces en la identificación del cuerpo, que estaba completamente desnudo y con el abdomen abierto en canal de arriba a abajo. Esta tarea comenzó con la búsqueda de denuncias por desaparición de mujeres que se hayan formalizado en los últimos días ante los cuerpos de seguridad y con la autopsia del cuerpo, que fue trasladado a dependencias del Instituto de Medicina Legal (IML) para su examen forense.

Los investigadores del instituto armado se enfrentan a un gran reto, ya que no disponen del rostro, huellas dactilares ni dientes de la víctima para cotejar las bases de datos. Un atajo sería identificarla a través del ADN, pero para ello sería necesario una referencia, como una denuncia del entorno de la víctima que permitiera apoyarse en muestras biológicas de la misma o de sus familiares o que la mujer tuviera antecedentes y, por tanto, su perfil genético constara ya en las bases policiales.

El cuerpo fue localizado pasadas las 17.00 horas de la tarde. La llamada de un particular a la sala del Cimacc 091 de la Policía Nacional alertó de la presencia de un cuerpo en el rebalaje de la playa de las Cañas de Marbella, a la altura del restaurante Club 200, en la urbanización Marbesa. Los agentes de un Zeta (radiopatrulla) que se acercaron hasta la zona confirmaron el hallazgo y acordonaron la zona de rocas en el que quedó el cadáver hasta la llegada de los primeros efectivos de la Guardia Civil, institución que se ha hecho cargo del caso por ser la competente en el ámbito marítimo. Los investigadores del Grupo de Homicidios de la Comandancia de Málaga también tratan de averiguar en qué punto pudo ser arrojado el cuerpo al mar, dato en el que influiría el fuerte poniente que sopló durante toda la jornada del domingo

Villanueva del Trabuco

El caso recuerda al que se conoció en abril del año pasado tierra adentro, en Villanueva del Trabuco, también en la provincia de Málaga. Un hombre que paseaba por las inmediaciones de la carretera A-7202 que une este municipio con Campillos se topó con los restos de un hombre al que le faltaba la cabeza, las manos y los genitales. También estaba completamente desnudo.