Turismo

El sector del turismo espera en Marbella un buen verano gracias a los viajeros foráneos

Empresarios de la hotelería y la restauración confían en una importante afluencia de visitantes británicos y alemanes, especialmente en el transcurso de agosto

Turistas en la plaza de Los Naranjos, en Marbella.

Turistas en la plaza de Los Naranjos, en Marbella. / L. O.

El sector del turismo de Marbella prevé que la ocupación y el gasto medios sean en verano, al menos, similares a los que el municipio registró el pasado estío, especialmente en julio y agosto.

Empresarios de la hotelería y la restauración consultados por La Opinión de Málaga confían en que la llegada de turistas extranjeros, sobre todo británicos y alemanes, compense una previsible menor afluencia de viajeros procedentes del resto de España.

«La situación de cara a julio y agosto es similar a la del año pasado. Nuestros hoteles se encuentran con ocupaciones similares y esperamos un verano muy parecido al de 2023», indican fuentes de Fuerte Group Hotels, que gestiona en Marbella los establecimientos El Fuerte y Amàre.

En ambos establecimientos, «destaca el cliente internacional, donde Reino Unido y Alemania están levemente por encima del año anterior».

«El cliente nacional tiene menor peso y se encuentra en un nivel muy parecido al del verano pasado», agrega la firma hotelera andaluza.

En Óbal Urban Hotel, un local de cuatro estrellas ubicado en el casco antiguo de Marbella, las previsiones de ocupación superan el 90 por ciento y el precio medio por noche, los 250 euros.

«Marbella continúa siendo un destino atractivo de primer nivel conocido por su oferta de ocio, gastronomía y playas», agrega el director, Manuel Murga.

Buen verano gastronómico

Para los empresarios de la restauración, el verano comienza con «grandes expectativas» debido al nombramiento de Marbella como mejor destino europeo de 2024 y la afluencia de viajeros propia de la época estival.

«Marbella y gastronomía van siempre de la mano y las ofertas gastronómicas de nivel son, cada vez más, razón por sí mismas de este turismo», señala Sergio Jiménez, director de Boho, el restaurante cuya oferta gastronómica lleva la firma del chef malagueño Diego del Río.

Marcos Granda, el sumiller que cuenta con dos estrellas Michelin en su restaurante marbellí Skina, prevé una importante afluencia de visitantes, nacionales e internacionales, en julio y, especialmente, las dos primeras semanas de agosto. «Todo anuncia que el de 2024 será un buen verano para la hostelería», apunta.

n