Aparcamientos

La futura gestión del parking de calle Doha deja en el aire que sea gratis

El Gobierno local plantea licitar el servicio del aparcamiento, lo que, reconoce, podría suponer que los usuarios tuvieran que pagarlo

Vehículos estacionados en el acceso del aparcamiento de calle Doha.

Vehículos estacionados en el acceso del aparcamiento de calle Doha. / L.O.

La futura fórmula que utilizará el Ayuntamiento de Marbella para gestionar el aparcamiento de calle Doha, en el popular barrio de Divina Pastora, deja en el aire que el servicio continúe siendo gratuito para los usuario, como ocurre desde su entrada en funcionamiento, a finales de mayo de 2023.

El Gobierno local anunció ayer su intención de externalizar la gestión del equipamiento, lo que podría llevar a la empresa explotadora a fijar unos precios por la prestación del servicio.

«La gestión de los aparcamientos, para el Ayuntamiento, supone un problema de todo tipo. Es muy probable que salga a licitación», advirtió el portavoz municipal, Félix Romero.

Preguntado si la externalización de la gestión conllevaría costes para los usuarios, Romero señaló que «puede afectar a los precios, pero la Corporación local puede decidir subvencionar una parte del coste o ninguna».

«¿Cuánto puede valer el parking en una gestión indirecta? Depende del planteamiento que se haga», agregó.

El Gobierno local aboga por externalizar la gestión para hacer frente a unas «circunstancias complejas» que afectan al aparcamiento, especialmente relacionadas con el plazo máximo de estancia de los vehículos.

Desde su entrada en servicio, la vigilancia del estacionamiento depende de la concesionaria del servicio de aparcamiento de zona azul, pero el Ayuntamiento «no está satisfecho» con la gestión.

El aparcamiento de calle Doha, ubicado en una zona que sufre una gran carencia de aparcamiento, cuenta con 160 plazas soterradas.

Tras su entrada en funcionamiento, el Ayuntamiento anunció que, a partir del 15 de julio de 2023, el coste del aparcamiento sería de un euro las doce primeras horas de servicio; y de dos, las otras doce, aunque finalmente optó mantener la gratuidad del servicio.

Mientras el Ayuntamiento resuelve la futura gestión, usuarios de un colectivos social realizarán prácticas de inserción laboral.