Las bajas temperaturas afectan a la mecánica del coche, haciendo que el combustible pueda sufrir una congelación