La Policía Nacional ha enviado un nuevo comunicado a través de sus redes sociales. En él alerta sobre un mail sospechoso de la DGT que está llegando a varios conductores a través del correo electrónico. La alerta de los Agentes es especialmente insistente en esta ocasión, ya que los estafadores hacen una réplica casi exacta de la Dirección General de Tráfico para intentar captar a sus víctimas.

Cada vez es más fácil caer en los engaños de los delincuentes que se hacen pasar por organismos e instituciones en internet para robar datos o cuentas bancarias: la profesionalización de los ladrones en la técnica del 'phishing' hace que, en muchas ocasiones, sea prácticamente indistinguible una de las páginas oficiales a una réplica falsa de las mismas.

Aunque las barreras de defensa contra estos ataques también son más fuertes a cada día que pasa, no podemos fiarnos al cien por cien de los filtros del correo electrónico para evitar las incursiones delictivas: aunque servidores y clientes de correo están preparados para detectar como spam los mensajes fraudulentos, en muchas ocasiones pueden llegar a nuestra bandeja y es ahí donde necesitamos estar más alerta que nunca.

La última estafa por correo suplanta la identidad de la DGT

El último mensaje sobre el que alerta la Policía Nacional donde intentan hacerse pasar por la Dirección de Tráfico es un correo electrónico donde se comunica al conductor que ha recibido una multa, y adjunta un enlace donde poder revisarla.

Una vez que la víctima pincha en el enlace, no hay vuelta atrás: los delincuentes se abalanzan sobre él para robarles los datos bancarios y utilizarlos para cometer distintos delitos.

El asunto del mensaje suele decir "Multa no pagada" acompañado de un número de identificación que lo hace parecer real, en el cuerpo del mensaje escriben: "Se ha identificado en nuestro sistema una multa de tráfico no pagada dirigida a nombre de usted o su vehículo".

El nombre del enlace falso, que tiene como destino una página falsa donde se extraen los datos de la víctima, dice "Acceso a Sede Electrónica". Hay dos variantes de esta estafa: una que lleva a una página web similar a la de la DGT donde se requieren los datos que los delincuentes robarán después y otro donde se descarga una carpeta comprimida con los supuestos datos de la multa que instala un virus en el dispositivo al abrirla.