La borrasca Gloria anega Campanillas, que trata de recuperarse tras el temporal

-
Los últimos coletazos de Gloria fueron especialmente duros con este barrio de Málaga, Campanillas. Garajes que siguen con barro, sótanos, bajos, que aunque el agua ha ido bajando siguen inundados Las marcas de humedad son el mejor testigo de hasta donde llego la riada. Este colegio sigue cerrado. Imposible, como ven, dar clase en un centro con todo todavía mojado. Calcular todo los coches que se han perdido, de momento es difícil. Porque son muchos garajes que quedaron sumergidos por completo. Y los vecinos se quejan y mucho. Dicen que la riada fue provocada porque se abrieron las puertas de una presa cercana, aunque la Junta lo niega. Mientras les quedan días muy largos, achicando y limpiando todo lo que dejó la lluvia en sólo unos minutos.