Jueves Santo | Viñeros

-
A las 18.10 horas entró la cabeza de procesión de Viñeros a la plaza y se dieron los tres toques de rigor a la puerta de la casa hermandad, abriéndose y dejando pasar el sol al interior, que iluminó al Nazareno y a la Virgen del Traspaso y Soledad. Sin aspavientos, el trono de la virgen salió de la casa hermandad mientras que la Banda de Música de Santa Cecilia de Sorbas interpretaba 'Ione'. Marcha clásica entre las clásicas, su rotundidad y melodía marcaron el ritmo de un trono que parecía que más que andar, se deslizaba. Poco a poco entró en la calle Biedmas. El sol brillaba en Carretería. La duda estaba presente, pero Viñeros ya estaba en la calle.