Jueves Santo | Mena

-
La frase "Mena sale" se convirtió en una coletilla hace unos años, cuando la Congregación salió en procesión pese a la amenaza de lluvia. En aquella ocasión le salió bien la jugada y se instaló esa frase casi como en un mantra. Este Jueves Santo se ha aplicado sin ambajes. Pese a que la lluvia arreciaba en el momento de la salida y con el Cristo de la Buena Muerte en la calle. No hubo duda: "Es una nube". La procesión siguió. La lluvia escampó para volver a arreciar cuando la Virgen de la Soledad estaba ya junto a la basílica de la Esperanza. Mena sigue. La gente aplaudiendo. Sin moverse.