19 de junio de 2011
19.06.2011
La Opinión de Málaga
Espectáculo turístico

Júzcar se viste de azul e impone el 'turismo pitufo'

Cientos de turistas visitaron ayer el primer pueblo pitufo del mundo

19.06.2011 | 07:00
Júzcar se tiñe de azul.

Cientos de turistas pitufearon ayer por las azules calles del municipio serrano de Júzcar, que está empezando a beneficiarse de la promoción que le ha supuesto la presentación a nivel internacional de la película Los Pitufos en 3D por parte de Sony Pictures España, que eligió este enclave para su lanzamiento.

Ya el pasado jueves decenas de periodistas llegados desde todos los rincones del mundo relataron la peculiar imagen que presenta el pueblo, donde todas sus casas, incluido el Ayuntamiento y hasta la iglesia, han sido pintadas de azul. Y ayer sábado un ejército de turistas, atraídos por las informaciones que se han publicado sobre el municipio, se pasearon por las calles de Júzcar a pesar del intenso calor que se registró durante toda la jornada.

«Sony ha hecho un estudio sobre la repercusión mediática que ha tenido Júzcar a nivel mundial y, si hubiésemos tenido que pagar todos los espacios de periódicos, radios y televisiones, esta promoción del pueblo nos habría costado más de 800.000 euros», comentó el alcalde, David Fernández, o Papá pitufo, como ya se le conoce en el municipio.

El regidor, en vista de la repercusión turística que está generando la presentación de la película sobre los simpáticos y diminutos personajes azules, ha programado para todos los fines de semana de este verano un mercapitufo en el que se ofrecerá través de unan veintena de puestos situados en las calles los productos típicos de la zona. «Y es que tenemos que aprovechar este tirón», comentó con alegría.
Un optimismo que comparten los pocos hosteleros que hay en el pueblo. Iván Sastre, el propietario del Hotel Restaurante El Bandolero, reconoció que nunca había tenido tantos clientes como ahora. Las ocho habitaciones dobles del pequeño complejo rural están ocupadas y en varias ocasiones se ha tenido que desplazar hasta los supermercados de Ronda para reponer alimentos. «Me he quedado sin comida algunos días», comentaba.

Incluso, ya ha recibido algunas reservas para el restaurante por parte de hoteles de la Costa del Sol, que han programado viajes organizados de turistas hasta Júzcar. «Nos han pedido un pitufomenú al precio de 16 euros a base de carrillada y arroz con setas, donde viven los pitufos, así como una tarta azul elaborada con zanahorias», explicaba el hostelero.

Juan, un sevillano que viajó ayer hasta Júzcar para que su hijo disfrutase del espectáculo azul, no daba crédito a lo que estaba viendo. «La verdad es que es sorprendente que todos los vecinos se hayan puesto de acuerdo para cambiar el color de sus casas y colaborar con el lanzamiento de la película».

Pero también ayer fue un día especial para los vecinos, ya que el pueblo acogió la primera boda pitufa, en la que contrajeron matrimonio Antonio y Anabel, que fueron escoltados hasta el altar por los niños de la localidad que, como era de esperar, iban disfrazados con la clásica indumentaria de los pequeños habitantes del bosque.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook