15 de abril de 2015
15.04.2015
Comarca de Antequera

Villanueva de Cauche, último núcleo feudal de Europa

El marquesado ha cedido las tierras al Ayuntamiento de Antequera tras décadas de negociaciones

15.04.2015 | 05:00
Los vecinos de Villanueva de Cauche, ayer, de celebración.

Un tranquilo lugar para vivir

  • Siglos de historia se han escrito en las calles de Villanueva de Cauche. El ambiente que se respira en esta pedanía antequerana invita a quedarse. Tanto es así que no sólo aquellos cuyas raíces están ligadas al lugar por haber crecido en él se quedan a vivir. Jóvenes que de pequeños pasaban fines de semana y vacaciones han decidió asentar sus vidas entre los poco más de un medio centenar de vecinos. Es el caso de Vanesa, cuyos abuelos residían en la calle Granada. Al casarse decidió instalar su vivienda en la calle Málaga porque «quiero que mis dos niños se críen aquí, sin peligro y en la infancia de antes». Ana también reside en la casa que perteneció a los abuelos de su pareja. María del Pilar vive en calle Málaga, cerca de donde paso su infancia. María Ramos ha heredado la casa de su madre. El que nunca abandonó ni abandonará el municipio es José González, que se crío con las mismas marquesas en el palacio, debido a que su abuela era la costurera del marquesado y durante toda la vida trabajó para esta familia aristócrata.

El Consistorio aprobó en junta de gobierno extraordinaria el proyecto de parcelación para que las 72 viviendas de la pedanía de Villanueva de Cauche puedan ser escrituradas. El anejo antequerano gira en torno al palacio del siglo XVII, mediante el que se construyeron las viviendas a cambio de un diezmo

­Su origen es un antiguo señorío y las viviendas del núcleo poblacional están dispuestas en torno al palacio que lleva su nombre. Las casas construidas por los que en su día fueron campesinos del lugar al fin podrán ser propiedad de los que ahora residen en ellas después de haber sido heredadas por sus abuelos o tatarabuelos, de otros vecinos que fallecieron o tras comprarlas o alquilarlas, pero sin opción a que fueran de su titularidad.

Ayer se puso fin en Villanueva de Cauche, pedanía de Antequera, al último núcleo poblacional feudal de Europa. El Ayuntamiento de Antequera celebró una junta de gobierno extraordinaria en la que se aprobó el proyecto de parcelación de 72 viviendas tras la cesión del terreno por parte del marquesado después de décadas de negociación. Con este paso se describen las fincas y los viales para así poder ser inscritas en el registro.

Tres calles (Málaga, Córdoba y Sevilla) giran en torno al Cortijo- Palacio de Cauche que data del siglo XVII y es Bien de Interés Cultural desde 1985. El uso de las viviendas se cedía a cambio de un diezmo en su época, que solía ser una gallina al año o productos de matanza.

Tras esta aprobación debe ser conservada la estética de las viviendas del anejo, incluso las casas de nueva construcción que se quieran hacer o aquellas que se quieran restaurar. Un núcleo poblacional donde el único ocio es un bar que también hace la función de edificio de usos múltiples, careciendo de farmacia o tienda. El pescado, la carne, el pan? los adquieren estos vecinos cada mañana a través de la venta ambulante.

«Antequera pone fin a la Edad Media, después de siglos, donde vecinos de una población todavía no podían tener derecho a unas viviendas en las que viven desde hace siglos», así definió el alcalde de Antequera, Manuel Barón, la situación de la pedanía que se visualiza al paso por la autovía de Las Pedrizas.

El alcalde pedáneo, Alejandro Pascual, destaca la importancia del momento, «porque el pueblo si esto no hubiera ocurrido hubiera terminado muriendo, porque gran parte de la ciudadanía es mayor y al final iría desapareciendo».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp