25 de junio de 2017
25.06.2017
Ganadería

Guadalteba contará con una planta piloto de tratamiento de purines

El proyecto, que debe estar listo en septiembre, lo está coordinando la Universidad de Málaga con la participación del Ayuntamiento de Teba, la granja La Venta, Biorizon Biotech y Green Globe

25.06.2017 | 21:31
Reunión entre las partes implicadas en el proyecto de la planta piloto de tratamiento de purines.

Claves

  • Los purines se almacenan y se usan como abono
    En la actualidad, los purines generados por las ganaderías porcinas se almacenan en balsas durante varios meses hasta que se depuran por efecto de la evaporación y posteriormente se utilizan como abono.
  • Los pozos y acuíferos sufren los vertidos
    Debido a los vertidos de purines en el campo, los pozos y acuíferos se están contaminando y, en algunos casos, los niveles de nitrito en el agua son muy superiores a lo que exige la ley.
  • A nivel medioambiental y también económico
    La creación de la planta permitirá obtener un beneficio económico a raíz del uso futuro de los purines.

La comarca de Guadalteba sigue trabajando en la búsqueda de una solución a los problemas derivados del vertido de los purines que generan las distintas ganaderías porcinas instaladas en esta zona. Por ello, la Universidad de Málaga se encuentra coordinando un proyecto para la creación de una planta piloto en Teba para el correcto tratamiento de los citados residuos, en el cual participan también el Ayuntamiento de esta localidad, la Fundación Cajamar, la granja La Venta y las entidades Biorizon Biotech y Green Globe.

El objetivo de los impulsores de esta idea es acogerse a la línea de subvenciones del programa Life de la Unión Europea, el cual se dedica a financiar proyectos ligados al desarrollo sostenible y al logro de los objetivos y metas de la Estrategia Europa 2020. De esta forma, el citado documento inicial ha de estar finalizado para su presentación en el próximo mes de septiembre.

La futura planta piloto de tratamiento de purines permitirá el procesado de entre 30 y 50 metros cúbicos de estos vertidos al día, una cantidad que se incrementaría en gran medida en el caso de que el proyecto finalmente fuese satisfactorio y se pusiera en funcionamiento de manera definitiva. «Va a funcionar casi con total seguridad», afirmó el alcalde de Teba, Cristóbal Corral.

Actualmente, los purines se vienen almacenando en balsas durante varios meses hasta que se depuran por el efecto de la evaporación y posteriormente se utilizan como abono. Sin embargo, las cantidades que generan las ganaderías no tienen tanta cabida en el campo, lo cual supone un esfuerzo para los ganaderos a la hora de deshacerse de los residuos producidos.

Según manifestó Corral, los pozos y los acuíferos se están contaminando y, en algunos casos, el agua presenta unas concentraciones de nitrito muy superiores a lo que exige la ley. Asimismo, el regidor hizo hincapié en que la situación actual afecta mucho a los vecinos, que se quejan de problemas de olores, por lo que «el conflicto es continúo». «Los primeros interesados en buscar una solución son los ganaderos», añadió.

De confirmarse el correcto funcionamiento de la planta piloto de tratamiento purines, su puesta en marcha no significaría únicamente una mejora medioambiental para la comarca de Guadalteba, sino que incluso se podría obtener un beneficio económico. Y es que el procesado de la citada materia permitiría su uso posterior para la alimentación de rumiantes, así como para la producción de energía y como biofertilizante. Además, la parte líquida del purín podría volver a utilizarse en la propia granja.

Una vez el proyecto se lleve a cabo en Teba, y ratificada su efectividad, el objetivo de los promotores del mismo es que se desarrolle también en otros municipios de la comarca como Campillos o Almargen, atendiendo siempre a las necesidades concretas de cada uno de los territorios. «Es la única esperanza para solucionar el problema», señaló la alcaldesa de Almargen, Mari Carmen Romero, quien aseguró que esta planta será «la salvación para los ganaderos y supondrá un gran beneficio medioambiental».

La solución planteada vendría a dar respuesta a las necesidades de los ganaderos porcinos de las localidades de Almargen, Teba y Campillos, que en su conjunto alcanzan el 90 por ciento de la producción total de la provincia en este sector. Pero además, supondría mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp