29 de octubre de 2018
29.10.2018
La Opinión de Málaga
Protesta

Teba y Campillos acuerdan iniciar movilizaciones conjuntas

Unos 2.400 vecinos de Teba siguen sin agua corriente y unos 200 sin electricidad Ambas localidades exigen la declaración de zona catastrófica para poder hacer frente a los daños sufridos

29.10.2018 | 05:00
Decenas de vecinos se reunieron por la tarde en la iglesia de Teba para analizar la situación.

Los vecinos de Teba y Campillos decidieron ayer en sendas asambleas iniciar movilizaciones conjuntas para reivindicar la declaración de zona catastrófica y poder recibir así las ayudas necesarias para reconstruir sus municipios, después de los graves daños sufridos como consecuencia de la gota fría que devastó ambas localidades y provocó enormes destrozos en las infraestructuras de gran parte de la comarca de Antequera, hace justo una semana.

Los vecinos de Teba decidieron continuar con su encierro en la iglesia del pueblo mientras que los de Campillos decidieron trasladar su encierro desde el pabellón deportivo hasta el propio Ayuntamiento y continúan así hasta conseguir la declaración de zona catastrófica.

Los vecinos de ambos municipios, los más afectados por el último episodio de gota fría, se sienten engañados después de que el pasado viernes el Consejo de Ministros que preside el socialista Pedro Sánchez no aprobase la declaración de zona catastrófica para estos municipios, a pesar de que este tipo de declaración se circunscribe a zonas en las que determinadas catástrofes hayan alterado gravemente la vida de las personas.

La iglesia de Teba se quedó ayer pequeña para acoger a los más de un millar de vecinos que se reunieron en asamblea a las seis y media de la tarde para estudiar la situación. «Hemos analizado las declaraciones de los responsables políticos que han anunciado 7,5 millones de euros en ayudas para toda la comarca, cuando sólo en Teba los daños ocasionados ascienden a 15 millones de euros», explicó ayer el alcalde de Teba, Cristóbal Corral.

«No nos han gustado las palabras de Susana Díaz que nos ha pedido tranquilidad; cómo le voy a pedir tranquilidad a una persona que lo ha perdido todo», se preguntaba ayer el alcalde de Teba. «Las administraciones piden tranquilidad porque desconocen el desastre que hemos vivido en el pueblo», insiste Cristóbal Corral. «Por eso hemos decidido continuar con el encierro hasta recuperar lo que hemos perdido».

El alcalde contabilizó entre 220 y 250 los afectados en mayor o menor medida y destacó los graves daños en las infraestructuras hidráulicas del municipio, que van a tener que ser sustituidas por completo con una gran inversión, tareas en las que agradeció la colaboración solidaria de numerosos fontaneros.

El regidor agradeció también el anuncio de ayudas de la Junta de Andalucía pero espera mucho más del Gobierno central «que gestiona el 51% de los recursos de todas las administraciones públicas».

El alcalde recordó que un 60% de la población de Teba, unos 2.400 vecinos, continúa sin agua corriente y el resto sufre cortes intermitentes, desde hace una semana. Asimismo, unos 200 vecinos de los diseminados siguen sin electricidad y muchos van a tener que sustituir parte de sus instalaciones internas por los daños sufridos.

«Teba ha retrocedido 50 años por los daños ocasionados y no vamos a parar hasta recuperar lo que teníamos», afirmó el alcalde.

Por su parte, medio millar de vecinos se reunieron en el polideportivo de Campillos, convocados por su alcalde, Francisco Guerrero.

Acordaron no parar hasta lograr la declaración de zona catastrófica que les permita recuperarse del desastre y estudian protestas como el corte de alguna carretera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook