12 de noviembre de 2018
12.11.2018
Sector porcino

Campillos, la tierra del jamón

El porcino es un animal que tradicionalmente ha tenido una gran relevancia en la industria ganadera de Campillos y, por ello, desde hace 11 años se viene celebrando la Feria del Jamón a la que ayer acudieron más de 15.000 visitantes que recorrieron más de 50 expositores de firmas de toda Andalucía

12.11.2018 | 05:00
Los cortadores de jamón hicieron las delicias de los miles de visitantes a la Feria de Campillos.

Después de tres semanas de limpieza de barro y enseres, los vecinos de Campillos vivieron una jornada de gastroturismo que permitió dar un impulso anímico y económico al municipio

El jamón no sólo es un producto que aporta numerosas vitaminas, minerales y proteínas. Para Campillos supone además, desde hace décadas, un importante ingreso económico dentro del sector agroalimentario. Y sumado a esto ayer supuso además un efecto balsámico para los vecinos que desde hace tres semanas vienen sufriendo los efectos de la terrible riada ocurrida el 21 de octubre.

Y es que la XI edición de la Feria del Jamón celebrada ayer en Campillos supuso un golpe anímico para una población que en las últimas semanas veía como una tromba de agua se llevaba gran parte de sus enseres. Así también lo describía el alcalde de la localidad, Francisco Guerrero, al indicar que «hoy se puede observar otro ánimo entre los vecinos».

El parque José María Hinojosa no se encontraba ayer lleno de vehículos y barro, sino de miles de personas que llegaron de todos los puntos de la provincia de Málaga y de Andalucía para degustar los mejores jamones y derivados del cerdo que se producen en Campillos y en muchos otros lugares de la región andaluza.

Más de medio centenar de puestos se instalaron en Campillos y más de 15.000 personas visitaron a lo largo de toda la jornada este espacio que, como bien decía el alcalde campillero, «cada vez suma más adeptos. Cada año se puede ver más gente que viene a Campillos, pero ya no sólo a comprar jamón e irse, sino que ya tienen la oportunidad de visitar el municipio, pues abrimos el museo del visitante, tenemos visitas guiadas a la ciudad, hay un tren turístico para ello, y además muchos comercios se han adherido a la iniciativa y abren sus puertas para generar una oferta gastronómica, cultural y turística», explicó.

Los visitantes llegados no sólo de otras partes de Andalucía sino de otras nacionalidades se encontraron en Campillos con una gran oferta de productos derivados del cerdo que hizo las delicias de los más experimentados. Una turista suiza explicaba que había acudido junto con sus amigas suecas: «Aunque «somos vegetarianas, no hemos podido dejar de comprar algo de jamón para nuestros amigos porque sabemos que es muy rico».

Numerosas empresas no sólo de Campillos y de las poblaciones cercanas participaron en la feria, incluso algunas de Granada y de municipios de Sevilla como Martín de la Jara. Mientras los cortadores de jamón no daban abasto para afilar los cuchillos y cortar en finas lonchas los mejores jamones de bellota, los vendedores mostraban a los visitantes todos los productos que existen derivados del cerdo.

Y es que para Campillos hablar del jamón no es sólo un producto que tradicionalmente se encuentra en cualquier mesa familiar, es también un elaborado ganadero de generaciones que a día de hoy «está diversificándose en la economía local, pues además ya estamos empezando a tener bastantes negocios relacionados con la carne de pavo y otros», argumentó el alcalde de Campillos.

Así, esta edición pasará a la historia por ser la de mayor afluencia de público que haya tenido esta fiesta declarada de Singularidad Turística por la Diputación Provincial de Málaga, y por ser una fiesta que permitió levantar el ánimo de los campilleros tras semanas de limpieza de barro y enseres destrozados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook