22 de febrero de 2019
22.02.2019
Tribunales

Nuevas diligencias para reabrir el caso del inmigrante muerto en la cárcel de Archidona

Nuevas declaraciones pretenden probar la «imprudencia, al no activar el protocolo» al joven argelino que se suicidó a finales de 2017 cuando se abrió la cárcel como Centro de Internamiento

22.02.2019 | 05:00
Imagen de la cárcel de Archidona que hizo de CIE en 2017.

El juez de instrucción del Juzgado de Archidona ha solicitado nuevas diligencias ya que la defensa considera que hay indicios para pensar que hubo «imprudencia en la activación del protocolo de suicidio», lo cual podría haber evitado la muerte del inmigrante internado en la cárcel de Archidona de esta localidad, cuando se utilizó como Centro de Internamiento de Extranjeros, informaron fuentes consultadas por este medio.

Así, el pasado jueves 14 de febrero, el Juzgado de Instrucción de Archidona atendiendo a la orden de la Audiencia Provincial de Málaga de reabrir el juicio llamó a las partes para conocer la situación y las posibilidades de continuar con la apertura del caso.

La defensa argumentó la posibilidad de «nuevas declaraciones testificales». Esto implicaría que se amplíe la investigación de la muerte por suicidio de Mohamed Bouderbala, el joven inmigrante que se encontraba recluido en Archidona.

Las mismas fuentes consultadas argumentan que «en ningún momento se llegó a activar el nivel de protocolo previsto para personas que presentan características de intento de suicidio, como era este caso. Además, la instalaciones no reunían las condiciones ni se encontraban adaptadas para albergar este espacio de internamiento para inmigrantes. Por eso, entendemos que se podría haber evitado la muerte de este joven».

El juez ha decretado por el momento la apertura de un plazo para la presentación de las diligencias y posteriormente tomará la decisión sobre la continuidad del juicio o su archivo como ya ocurrió en enero del pasado año, cuando entendió que no existían pruebas para argumentar la continuidad del proceso.

En este sentido, la defensa del caso plantea continuar recurriendo en el Juzgado de Archidona y en la Audiencia Provincial de Málaga.

La cárcel de Archidona llegó a albergar de manera provisional durante varios meses hasta 572 inmigrantes argelinos procedentes de las costas de Murcia y Almería.

Ingresaron en las instalaciones de prisiones a finales de noviembre de 2017 y no fue hasta el 10 de enero que terminaron de salir con destino a otros Centros de Internamientos de Extrajeros de España los últimos inmigrantes internados en este espacio que, según varias organizaciones no gubernamentales, no cumplía con la normativa, ya que los extranjeros no se pueden internarse en un espacio dedicado a una cárcel.

Mohamed Bouderbala fue encontrado el 28 de diciembre de 2018 ahorcado en su propia celda, una situación que provocó que las organizaciones lucharan con más fuerza si cabe por el desalojo del centro de la prisión y la posterior denuncia en el Juzgado de Archidona por imprudencia.

El Ministerio del Interior explicó en su momento que tras la salida de los inmigrantes de la cárcel repararía los daños producidos en dicho espacio, e hizo hincapié en la excepcionalidad de una medida que fue muy criticada por el Defensor del Pueblo, ONGs, grupos políticos, familiares y hasta la Iglesia católica.

El Ministerio explicó en su momento, que prefirió esa solución a levantar campamentos temporales, «que no garantizaban unas mínimas condiciones de vida para los inmigrantes».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp