15 de mayo de 2019
15.05.2019
Agricultura

La Junta inicia la suelta del depredador biológico de la avispilla del castaño

La suelta ha consistido en la suelta de 79 unidades en 12 municipios del Valle del Genal - El objetivo es superar los 500 ejemplares en toda la provincia

15.05.2019 | 12:25
El delegado de Medio Ambiente, Fernando Fernández Tapia-Ruano, suelta uno de los depredadores de la avispilla del castaño.

La delegación territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha realizado la suelta de la primera dosis del Torymus Sinensis, el depredador biológico para luchar contra la avispilla del castaño en Málaga, en una acción en colaboración con la Diputación Provincial de Málaga.

Durante la primera jornada de trabajo, con un total de 79 unidades, se ha actuado en el territorio de 12 municipios del Valle del Genal, para posteriormente, en las próximas semanas "seguir ampliando la liberación de individuos hasta superar los 500 y así cubrir las necesidades de la provincia", según ha explicado el delegado territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Fernando Fernández Tapia-Ruano, quien ha asistido a la liberación realizada en Igualeja.

El responsable territorial de la Junta de Andalucía ha recordado que "estamos cumpliendo, con carácter de urgencia, el compromiso que este Gobierno se ha marcado para la protección de la economía de los productores y propietarios del Valle del Genal, uno de los espacios naturales más valiosos de nuestra provincia". Además, Fernando Fernández Tapia-Ruano ha explicado que "intervendremos en todo el territorio poblado de castaño y que es susceptible de esta actuación".

La distribución y la liberación de las unidades previstas se ha llevado a cabo por los Agentes de Medio Ambiente, con el apoyo de técnicos de la Delegación Territorial, de la Agencia de Medio Ambiente y Agua (AMAYA), así como de la Diputación Provincial de Málaga.

Los municipios en los que se ha intervenido en la primera jornada son Genalguacil, Igualeja, Jubrique, Parauta, Pujerra, Tolox, Yunquera, Canillas de Albaida, Gaucín, Benarrabá, Algatocín y Atajate, localidades donde, según ha concretado el delegado territorial de Agricultura "iniciamos la suelta del Torymus por su estado vegetativo avanzado y estado favorable para la instalación del parasitoide".

Fernando Fernández Tapia-Ruano ha querido trasladar "tranquilidad a productores y propietarios de los castañares malagueños", pues ha confirmado que "a pesar de la comprometida situación que ha provocado la dejadez y falta de previsión del anterior Gobierno andaluz socialista, que cesó en sus responsabilidades sin haber comprado las dosis" la Junta de Andalucía, en colaboración con la Diputación Provincial y ayuntamientos "se ha puesto manos a la obra para desatascar y desbloquear este penoso asunto".

En este sentido, el responsable provincial de Agricultura ha destacado "la buena voluntad" mostrada por la Diputación Provincial así como por los ayuntamientos de Cartajima, Faraján, Genalguacil, Igualeja, Jubrique, Júzcar, Parauta, Pujerra, Tolox y Yunquera, a los que se ha referido como "ejemplo de coordinación entre administraciones" con el objetivo de adquirir y liberar lo antes posible las dosis del depredador biológico, único medio conocido realmente efectivo para controlar la expansión y los daños provocados en las masas de castaño.

Las suelta se realizarán este año en cuatro sectores, Valle del Genal, Sierra de las Nieves, Sierra Blanca (entorno de Ojén) y Canillas de Albaida, siguiendo las indicaciones de los Agentes de Medio Ambiente y los técnicos de la Delegación Territorial, que durante el mes de abril han realizado labores de prospección sobre el terreno para localizar los puntos más idóneos en los que llevar a cabo las actuaciones.

El dispositivo para las sueltas se ha conformado con equipos en los que cada uno de ellos está integrado por un Técnico de Equilibrios Biológicos y un Agente de Medio Ambiente. La suelta del parasitoide ha comenzado sobre media mañana, cuando la temperatura ambiente es la óptima para que el Torymus vuele activamente a la búsqueda de las agallas, finalizando a primera hora de la tarde antes de que comience el descenso de la temperatura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook