29 de julio de 2019
29.07.2019
La Opinión de Málaga
Instalaciones deportivas

Polémica en las piscinas públicas de Campillos, que siguen cerradas

El Ayuntamiento de Campillos quiere anular el contrato al arrendador de la piscina cubierta argumentando que "no hay objeto" de contrato después de que quedara inutilizable tras la riada

29.07.2019 | 00:07
Piscina cubierta de Campillos tras la riada

Los ayuntamientos de Campillos y Teba aún no han recibido el dinero de las ayudas por los destrozos sufridos durante las inundaciones sufridas el 21 de octubre pasado. Una de las múltiples consecuencias de aquella riada, en la que perdió la vida un bombero del Consorcio Provincial, fue que las dos piscinas públicas del municipio campillero –una cubierta y otra al aire libre– quedaron totalmente inutilizadas, lo que ha provocado un conflicto entre el Consistorio y el adjudicatario.

El adjudicatario de las piscinas ha mostrado su disconformidad con la posibilidad de que le anulen el contrato de arrendamiento de la piscina cubierta, después de que, según él, el Ayuntamiento haya manifestado que «no hay objeto» de contrato, una vez que las piscinas quedaron arrasadas.

Las lluvias provocaron daños por valor de 200.000 euros en la piscina al aire libre, y de 900.000 euros en la piscina cubierta, ya que debajo de ésta se encuentra toda la maquinaria de ambas instalaciones. Antes de las elecciones, el Consistorio anunció que arreglaría la piscina al aire libre –cuyo arreglo era más asequible– pero lo cierto es que ambas siguen aún cerradas.

El adjudicatario denuncia que a lo largo de estos años han sido muchos los problemas que ha tenido con el equipo de gobierno del Ayuntamiento y que ahora están saliendo a la luz. «Cuando entró a gobernar el actual grupo político hace ahora cuatro años, me mostró su disconformidad con que la piscina cubierta hubiera salido a concurso público» explica José Carlos, el adjudicatario. «Cuando me hice cargo de la piscina por primera vez, pude ver que algunas partes de las instalaciones necesitaban mejoras. Propuse arreglarlas y que se me descontaran el importe de la factura de la luz. Entonces no me pusieron ningún problema pero ahora argumentan que tienen facturas mías de luz sin pagar, cuando eso no es cierto».

El adjudicatario afirma que el equipo de gobierno municipal le ofrece ahora anular el contrato de 25 años que tiene por la piscina cubierta y de verano a cambio de firmar un nuevo contrato para la piscina de verano, donde me cambian las condiciones que tengo ahora firmadas» comenta.

Para comprobar el apoyo que el adjudicatario de la piscina tiene en el municipio, ha creado una recogida de firmas en la plataforma change.org, donde se llevan ya recogidas más de 350 firmas, con las que pretende hacer presión al Ayuntamiento para poder seguir regentando la piscina, una vez que esté arreglada.

Este diario ha intentado sin éxito contactar con el alcalde para conocer su versión de los hechos. Mientras, las piscinas siguen cerradas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook