08 de diciembre de 2019
08.12.2019
Beata

120 años sin la madre Carmen

El pasado 9 de noviembre se cumplieron 120 años de la muerte de la Madre Carmen que consagró su vida a Dios tras vivir 20 años de un matrimonio caracterizado por los celos de su marido

08.12.2019 | 05:00
La hermana superiora de la orden, Inmaculada Ríos, en la capilla de Madre Carmen.

María del Carmen González Ramos decidió consagrar su vida a Dios tras vivir un matrimonio complicado. Tras fundar la orden de las Hermanas Terciarias Franciscanas de los Sagrados Corazones de Jesús y María, Madre Carmen fue beatificada en 2007. Actualmente se estudian sendos milagros que llevarían a su canonización.

El pasado 9 de noviembre se cumplieron 120 años del fallecimiento de la Beata Madre Carmen del Niño Jesús, fundadora de la Orden de los Sagrados Corazones.

María del Carmen González Ramos, (así es su nombre antes de dar su vida y consagrarse a Dios), nació en Antequera el 30 de junio de 1834, viviendo toda su vida en la ciudad. Hija de Salvador González y Juana Ramos, su niñez se distinguió por que siempre transmitía paz entre la gente con la que convivía. Con tan solo 22 años, contrajo matrimonio con Joaquín Muñoz del Caño, dicho enlace se realizó en contra de la familia de Carmen y realizándose a través de una ventana.

Comenzó así una etapa difícil en su vida ya que su esposo la hizo víctima de sus celos, pero ella tenía una fuerte fe que la llevaba cada día a rezar para afrontar su nueva vida. La constante solicitud de esposa fiel y paciente, la oración y penitencia durante veinte años, se vieron recompensadas cuando Joaquín le pidió perdón y enmendó su vida, viviendo feliz durante tres años.

Carmen quedó viuda a los 47 años y sin hijos, hecho que la llevo a dedicar su vida a buscar la voluntad divina sobre su vida y el modo de enseñar a las almas a conocer y amar a Dios.

Con la orientación del padre Bernabé de Astorga, Capuchino que vino a Antequera a refundar el convento de los Capuchinos, abrió una casa y una pequeña escuela, siendo actualmente el Colegio de Nuestra Señora de la Victoria.

Se le unen algunas jóvenes que comparten su inquietud y se pone la semilla de lo que es una Congregación Religiosa.

El 8 de mayo de 1884, Carmen González Ramos y sus primeras compañeras, llegan al Convento de Nuestra Señora de la Victoria. Es el primer paso de las Hermanas Terciarias Franciscanas de los Sagrados Corazones de Jesús y María.

La orden también fundó escuelas en Osuna, Marchena, Navas del Rey (Valladolid); en Barcelona fundó una guardería para familias de obreros y una escuela para las familias de obreros que venían a trabajar.

A los 65 años, el día 9 de noviembre de 1899, fallece Madre Carmen del Niño Jesús en Antequera.

El milagro por el que fue beatificada fue a una profesora del Colegio María Inmaculada y hermana de la Orden, Sor María José Rodríguez Yánez, a la que se le detectó un tumor en el hígado. La hermana fue intervenida quirúrgicamente en un centro oncológico de Sevilla pero decidieron no intervenir ya que abrieron para la intervención y descubrieron que el tumor le afectaba ya al hígado y a los pulmones por lo que, ante la complejidad de la operación, decidieron no intervenir.

A los dos días, ella se encontraba muy enferma, pero comenzó a recobrar su carácter siendo una mujer muy alegre. La actual hermana superiora del comunidad, Inmaculada Ríos, explica que «las hermanas que venían a verla la encontraban igual que siempre».

Semanas después, en una revisión médica, pudieron comprobar que el tumor había desaparecido. Este suceso, fue lo que se presentó en Roma como un milagro para la beatificación de Madre Carmen.

La antequerana fue beatificada el 6 de mayo de 2007, en un acto multitudinario en el participó todo Antequera y donde pronto se espera que se descuelgue el teléfono para anunciar la canonización de Madre Carmen del Niño Jesús.

Ahora se ha abierto la causa de otro milagro en Barcelona que se está a la espera que lo cierre la diócesis de la Ciudad Condal. Se trata de una niña de 8 años que venía con problemas en el vientre de su madre ya que antes de nacer le diagnosticaron que le faltaba parte del cerebelo. Esta niña tenía una hermana melliza y todos los médicos le aconsejaron a la madre que abortara ya que corría peligro la hermana. La hermana Inmaculada Ríos afirma que «la familia y las hermanas de nuestra casa en Barcelona se encomendaron a Madre Carmen y cuando la niña nació, visiblemente no tenía nada y realmente le falta parte del cerebelo».

En los primeros meses de 2020, se presentará en Roma toda la documentación y solo quedará esperar la grata noticia.

Actualmente, la comunidad de Antequera es la casa Madre y cuenta con dos novicias y tres postulantes. Una de las novicias procesará el día 28 de diciembre y una de las postulantes tomará el hábito en el mes de enero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook