«El que viene de fuera, cuando se va, llora, y si es así, por algo será». Por algo será, y no es solamente porque lo diga el alcalde de la localidad malagueña de Ardales, Juan Alberto Naranjo, sino porque Ardales y el entorno del Caminito del Rey, además de ser candidato a Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, también ha pasado a formar parte de los Senderos Más Bonitos de España.

Así lo anunció el presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, en la Feria Internacional del Turismo, Fitur, celebrada hace unos días en Madrid. Una cita en la que dejó claro que «la diversidad de sus maravillosos paisajes, las vertiginosas vistas, la riqueza de su fauna, su elevado interés geológico e histórico y su considerable contribución al desarrollo de la comarca» hacen del Caminito del Rey más que un merecedor de este reconocimiento. La designación tiene el objetivo de documentar y promocionar los senderos más bellos y con mayor excelencia paisajística de la geografía española. Para el primer edil ardaleño «es todo un orgullo tener uno de los senderos más bonitos de España dentro de nuestro casco urbano, compartido además con los municipios vecinos de Álora y Antequera». Y es que la rehabilitación del Caminito del Rey y su revalorización han sido claves a la hora de desarrollar y potenciar la oferta turística del interior de la provincia de Málaga.

Desde mayo de 2019 se han reunido alrededor de unas 19.000 firmas y adhesiones en apoyo a la candidatura del Caminito del Rey entre otros siete hitos más para ser inscritos en la lista de Patrimonio Mundial de la humanidad de la UNESCO. Solicitud que se podrá llegar a prolongar hasta los cuatro años, ya que debe pasar por todas las administraciones que tienen competencia en Cultura.

Actualmente, la Diputación de Málaga ya lo ha elevado a la Junta de Andalucía, que tras su aprobación, pasará a manos del Gobierno de España y por último a la UNESCO.

«Desde que se lanzó esta campaña, el acuerdo entre los colectivos, las asociaciones y las diferentes administraciones ha sido unánime, lo que hace que todo sea más fácil para conseguir este hito y alcanzar este logro», expuso el alcalde.

El Caminito del Rey es uno de los enclaves más visitados del norte de la provincia malagueña, pues más de un millar de personas al día lo recorren. Esto ha provocado un «revulsivo turístico y económico» en Ardales, siendo el único municipio de la comarca de Guadalteba que ha crecido en habitantes.

«La pasarela tan majestuosa de la que dispone este enclave de más de siete kilómetros que pende sobre cientos de metros es digna de ver y ser Patrimonio Mundial de la UNESCO», detalló Naranjo.

Sin embargo, Ardales no es solo el Caminito del Rey. La Cueva de Ardales, también conocida como «la Atapuerca malagueña» por los lugareños, es un referente del sur de la Península Ibérica debido a su importante legado cultural y patrimonial del Paleolítico y sus numerosas pinturas y grabadosPaleolítico .

El alcalde ardaleño destacó que para visitarla se necesita una solicitud con mucha antelación porque solo pueden entrar quince personas a diario.

«Si en algo destaca la gestión municipal de la cueva es que la cuidamos y apostamos por nuestro patrimonio», aclaró

La Iglesia de Bobastro del Siglo IX es uno de los hitos patrimoniales más desconocidos de Ardales pero «a la vez de los más apasionantes» ya que la Iglesia está excavada en roca y «tiene potencial para ser reconocida por la UNESCO por sí sola», aseguró.

El Paraje Natural Desfiladero de los Gaitanes y las Presas de El Chorro/Conde de Guadalhorce se pueden enlazar porque en ambos «la naturaleza y la mano del hombre se han unido sin perjudicar el entorno».

Estos no son los únicos enclaves con los que cuenta Ardales, porque a esta lista se podría haber sumado el Castillo de Turón o el Puente Romano, pero Naranjo indicó que aunque son muy característicos, «no son únicos, condición imprescindible para la UNESCO».

Y es que si el entorno de Ardales ha recibido los mayores premios arquitectónicos y de restauración del Patrimonio Histórico y Natural de España y Europa y va camino de sumar muchos más logros, «será por algo».