El Caminito del Rey volverá a estar abierto a partir del 12 de junio. En un principio y dentro de una transición con la que se regresará de forma progresiva a su rutina anterior, el enclave solo podrá visitarse los fines de semana -de viernes a domingo- y con la mitad de su aforo habitual. Esta restricción, que sigue las directrices marcadas por las autoridades sanitarias, fijaría de momento la afluencia de público un volumen máximo de 550 personas al día. Con vistas a esta nueva puesta en funcionamiento del paraje natural, este viernes día 22 de mayo volverá a estar operativa la plataforma para la adquisición de entradas.

Según explicó el presidente de la Diputación Provincial de Málaga, Francisco Salado, la reapertura del Caminito del Rey ha sido preparada por la institución en constante colaboración con los municipios de la zona, la empresa concesionaria y expertos de la Universidad. De hecho, su recorrido está siendo supervisado este mismo martes por técnicos de la Diputación, los ayuntamientos y la Universidad para comprobar su estado tras dos meses de clausura.

A juicio de Francisco Salado, "el Caminito del Rey es el atractivo turístico más importante del interior de la provincia y queremos que esté activo una vez que Málaga va avanzando en las distintas fases de la desescalada porque, además, puede servir para reactivar los establecimientos de restauración y hoteleros de los municipios más cercanos, como Álora y Ardales".

"La reapertura se realizará cumpliendo todas las directrices sanitarias y la haremos de forma escalonada; en un principio, solo se abrirá los fines de semana y, conforme se vaya analizando la demanda de entradas y se permita la movilidad interprovincial, se irá ampliando el número de días", detalló el presidente provincial.

Esperada reapertura

Aunque en un principio la Diputación Provincial trató que la reapertura se llevase a cabo el 29 de mayo, el retraso de la provincia de Málaga en su acceso a la fase 1 de la desescalada motivó que la puesta en funcionamiento del enclave haya tenido que aplazarse otras dos semanas más.

Dadas las circunstancias actuales, con la movilidad limitada en plena pandemia del coronavirus y el flujo de turistas interrumpido, esta reapertura se sugiere como una oportunidad para que disfruten del Caminito del Rey, sobre todo, aquellos malagueños que no conozcan el paraje tras su recuperación o quieran repetir la visita.

En esta dirección hizo, precisamente, hincapie el presidente provincial, Francisco Salado, quien animó "a los malagueños a que visiten el Caminito del Rey". "Es un paraje que han disfrutado un millón y medio de personas de todo el mundo desde su rehabilitación por parte de la Diputación de Málaga hace cinco años y que se ha convertido en una seña de identidad de la provincia y, sobre todo, en uno de los destinos más relevantes del turismo cultural y ecológico de España", recalcó Salado.

Otro de los retos a los que se enfrenta El Caminito del Rey es al del avance de su candidatura para la declaración como Patrimonio Mundial de la Unesco, una iniciativa que ya suma más de 20.000 adhesiones procedentes de países de todo el mundo. Precisamente, la propuesta presentada ante el organismo de Naciones Unidas insiste en "la importancia del entorno" que rodea a El Caminito del Rey.

En este sentido, Salado destacó que este enclave natural "está enmarcado en el Paraje Natural del Desfiladero de los Gaitanes, con espacios de gran valor histórico, cultural y patrimonial que forman parte de la candidatura para la declaración del Caminito del Rey y su entorno como Patrimonio Mundial , como la cueva de Ardales, la necrópolis de Las Aguilillas, Bobastro, las presas de El Chorro/Conde del Guadalhorce y la propia estación de El Chorro".

Otro de los proyectos pendientes hará realidad, en los próximos meses, la entrada en funcionamiento del aparcamiento y del centro de recepción de visitantes, lo que posibilitará que el aforo máximo de 1.100 personas diarias con el que contaba tras su rehabilitación pueda verse ampliado hasta las 1.500 visitas por jornadas. Estos dos nuevos servicios formarán parte de la nueva adjudicación de su explotación que la Diputación de Málaga empezó a tramitar en las fechas inmediatamente previas a la declaración del estado de alarma.