El colegio de Cuevas del Becerro está abierto este lunes, 30 de noviembre, aunque la alcaldesa, Ana María García, ya recomendó que no se llevara a los menores siempre que las familias pudieran quedarse con ellos en sus casas dada la situación sanitaria en la localidad por la alta positividad en COVID-19 detectada. No obstante, sí ha informado de que en los próximos "dos o tres días" el centro educativo permanecerá cerrado a la espera del resultado de las pruebas PCR que se prevén realizar a los docentes del mismo en la tarde de este lunes.

Pese a que los docentes no estén empadronados en la localidad, la alcaldesa ha considerado lógico que se les realicen las PCR dadas las circunstancias sanitarias: "Esto hará que esté cerrado el colegio de dos a tres días hasta que se tengan los resultados, lo mínimo será entre 24 y 48 horas aunque intentarán darlos lo antes posible".

El municipio, con 1.589 vecinos censados, tiene una tasa de incidencia por 100.000 habitantes de 3.209,6, y el cribado poblacional realizado el pasado viernes concluyó con 182 pruebas realizadas --de 289 convocados--, de las que 130 dieron resultado positivo.

Por esta razón la Junta va a realizar este lunes y martes pruebas PCR a toda la población, salvo a los que participaron en el cribado o aquellos que aun estando empadronados en el pueblo lleven más de un mes sin ir, para lo que se empleará la unidad móvil antiCOVID-19 de la provincia de Málaga, así como las instalaciones del centro de salud y a domicilio para personas dependientes o con algún tipo de dolencia.

Amplían el cribado en Cuevas del Becerro

La alcaldesa, en un nuevo vídeo en redes sociales, recogido por Europa Press, ha destacado que hay "tantas casuísticas" en el municipio que hay que usar "el sentido común" y ha vuelto a pedir "paciencia y tranquilidad". También ha avisado de que este lunes se intentará dar solución a todos los problemas que se vayan planteando: "Actuaremos con prueba-error y el martes irá todo mejor".

García ha aclarado las dudas que les han ido trasladando los habitantes de la localidad, como aquellos que no han recibido el mensaje; quienes no viven en Cuevas y sí han sido citados, que no tendrán que acudir; o los que lleven más de un mes sin ir al pueblo "no tiene ningún sentido que vengan a hacerse las pruebas".

Respecto a los que no están empadronados ni tienen su médico de cabecera en el municipio pero sí viven en él, la alcaldesa ha pedido que informen al Ayuntamiento telefónicamente para evitar aglomeraciones en la plaza 1 de mayo, que es donde se ha ubicado el camión móvil. También ha dicho a aquellos que tienen que trabajar o una citación médica que acudan posteriormente a hacerse la PCR pese a que su hora sea otra.

"La intención es facilitar que todos se realicen las pruebas, mientras más sean sabremos con más exactitud la realidad del pueblo", ha sostenido, y ha recordado que los menores de diez años y los mayores de 75 se realizarán la prueba en el centro de salud por la tarde; mientras que los que tengan entre 11 y 74 años lo harán en la unidad móvil de cribado.

En caso de que se cite a un niño y los mayores hayan dado positivo previamente, García ha indicado que se precise cuando se llame por teléfono para, en ese caso, realizar la prueba al menor en el domicilio; igual que se hará con personas dependientes o con movilidad reducida o aquellos que estén convalecientes de alguna intervención quirúrgica.

Además, para atender a la población que no pueda salir de casa y que necesite productos de primera necesidad o medicamentos, desde el Servicio provincial de Emergencias se ha organizado un dispositivo con la agrupación de voluntarios de Protección Civil de Ronda para asistirlos.