Ajax el perro pastor alemán de la Guardia Civil que evitó un atentado de la banda terrorista ETA en el año 2009 en la localidad mallorquina de Palmanova que podía haber sido una masacre, según las investigaciones policiales, vivirá para siempre en Antequera.

Y es que el pasado 28 de diciembre, el alcalde de Antequera, Manuel Barón, y la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, presidieron el acto de inauguración del busto en recuerdo a Ajax, destacado miembro del Servicio Cinológico del intituto armado que vivió en la ciudad de Los Dólmenes una vez retirado de su servicio en activo hasta su fallecimiento en 2013.

El acto contó con la presencia destacada del sargento antequerano de la Guardia Civil Juan Carlos Alabarces, quien fuera el instructor de Ajax durante todos sus años de servicio en el instituto armado y que además lo adoptara personalmente tras el final de dicho período.

También han estuvo presentes el subdelegado del Gobierno de España en Málaga, Teófilo Ruiz, el coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Málaga, Antonio Rodríguez-Medel, el jefe accidental del Servicio Cinológico, Guillermo Reyes, o el capitán de la compañía de Antequera, José Manuel Guerrero.

Tanto el Alcalde de Antequera, como la directora general de la Guardia Civil y el sargento Juan Carlos Alabarces han sido los encargados de descubrir el busto de Ajax, realizado en piedra caliza de Antequera por el técnico picapedrero municipal Antonio García Herrero.

Dicha escultura preside el nuevo emplazamiento dedicado a perros célebres de la historia dentro del nuevo parque urbano que se está construyendo por parte del Ayuntamiento de Antequera en la glorieta de Rojas Pérez, frente a los Jardines de La Negrita y el Paseo Real.

El alcalde de Antequera, Manolo Barón, ha recordado la gran cantidad de personas inocentes que habrán salvado cuerpos como la Guardia Civil, el Cuerpo Nacional de Policía, la Policía Local o perros como el propio Ajax.

"Hoy reconocemos a todos esos inocentes que también han muerto por la libertad y la democracia en este país", señalaba el alcalde, quien afirmó que se sentía "muy orgulloso de que Antequera honre la memoria de un perro que salvó vidas, un perro que trabajó como el mejor de los Guardias Civiles, con honor y con entrega".

"Este busto realizado magistralmente por Antonio García Herrero refleja perfectamente lo que la ciudad ha querido en unión con la Guardia Civil. Ojalá sirva esto para glorificar más vuestro nombre, ese nombre que os confirió el Duque de Ahumada", concluía Manuel Barón al grito de "¡viva la Guardia Civil!".

La directora general de la Guardia Civil, María Gámez, agradeció la oportunidad de participar "en un homenaje al que probablemente sea el perro que ha tenido mayor importancia y relevancia en las actuaciones de la Guardia Civil desde que cuenta con esta ayuda canina inestimable que han contribuido a conservar la vida de muchas personas, a prevenir problemas de seguridad y, en definitiva, a garantizar la libertad y la seguridad de todos".

Gámez alabó también "el reconocimiento que en definitiva se hace a la Guardia Civil y al servicio que presta, y en este caso concreto a través del Servicio Cinológico que vincula al personal de la Guardia Civil con sus perros".

El sargento Juan Carlos Alabarces rememoró la figura de su fiel compañero: "Ajax, más que un perro, simbolizaba el sacrificio, el esfuerzo y tenacidad en la lucha contra el terrorismo por parte de la Guardia Civil, en especial por parte de los guías de perros de su Servicio Cinológico, acrecentándose de esta forma el prestigio de este Benemérito Institut".

"Esta estatua, aunque representa en su más pura esencia a un perro de la Guardia Civil, expresa de forma simbólica el necesario reconocimiento público, social y moral de la sociedad española a los que durante tantísimos años lucharon contra el terrorismo; un reconocimiento también a los fallecidos y a las víctimas del terrorismo, así como a su vez a los componentes de otros servicios públicos, voluntariados, Protección Civil, servicios de emergencia o sanitarios que con su benemérito proceder paliaron las terribles consecuencias de dichos atentados".

Entre los hitos del pastor alemán Ajax destacan la concesión de la Mención de Servicios Distinguidos en año 2011, la entrega de la Gold Medal en 2013 de la centenaria fundación británica PDSA, la audiencia con Sus Majestades los Reyes de España en el Palacio de la Zarzuela, o su presencia en el cementerio de Ilford en Londres junto a los animales de la Segunda Guerra Mundial condecorados por sus heroicas acciones.