Miembros de CGT se concentraron a las puertas del Ayuntamiento de Antequera para entregar un escrito dirigido al propio alcalde, Manuel Barón, en el que se denuncia «el abandono del transporte público en la ciudad así como el deterioro del mismo» y en la que se pide al Consistorio que se ponga «a la cabeza de la situación junto con nosotros para que Antequera tenga el servicio de transporte público que se merece», manifestó el secretario general de CGT en Andalucía, Miguel Montenegro.

En este aspecto subrayaron la amenaza de despido por parte de ALSA que está sufriendo el único trabajador que queda en la atención al público y venta de billetes en la taquilla de la estación de autobuses. «Lo quieren suplantar por una máquina de automática, que actualmente está fuera de servicio y a la que no todo el mundo puede acceder» explicó Montenegro.

Aunque la empresa ALSA no se pronunció más desde el anuncio de despido en el mes de septiembre, al trabajador de la estación de autobuses, Francisco Muñoz, le indicaron que el cese de la actividad se produciría en el mes de marzo.

También reprocharon la reducción del servicio de autobús entre Antequera, el resto de pueblos de la comarca y la provincia de Málaga. En referencia a la estación de trenes denunciaron que , además de estar cerrada, no se está ofreciendo ninguna conexión ferroviaria actual desde la ciudad «en la que no existe ni un solo tren con parada en el núcleo urbano». «Una ciudad como Antequera, debería mimar más sus servicios», incidieron.