Ni el temblor de tierra más potente echaría abajo los edificios levantados con el sistema constructivo de una empresa malagueña, Baupanel, que tiene la sede en Antequera, algo de lo que están tomando nota en la vecina Granada pero también en otros rincones de España, además de en países de Europa, Asia y África.

Las pruebas realizadas en 2017-2018 en el Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja han demostrado que esas construcciones serían capaces de resistir «una fuerza vertical equivalente a un edificio de 10 alturas, combinada con las acciones horizontales de un seísmo en magnitud 10 en la escala de Richter», detalla Fernando Lozano, ingeniero responsable de Baupanel en las obras de viviendas de alta resistencia a terremotos que ahora mismo están en construcción en los municipios granadinos de Daraja, Monachil y Motril, «y en fase de proyectos estamos en Baza, Zubia y Gabias, en todo Granada», resalta.

Pero además, estos edificios resistirían «un huracán como el Matthew de Florida con vientos de 320 kilómetros por hora; estamos certificados para resistir huracanes del nivel 5, el mayor», destaca Marcelo Zolezzi, director adjunto de esta empresa malagueña, que añade que esta nueva técnica los hace también muy resistentes al fuego: «Hemos batido un récord que hemos consignado en nuestro blog. Si hubiera un incendio forestal, el mejor refugio sería su propia casa».

Oficina técnica de la empresa. | L.O.

Los paneles

¿Qué hace posible que estas construcciones puedan multiplicar hasta por 10 el coeficiente de seguridad? Como explica Marcelo Zolezzi, el secreto estriba en unos paneles modulares a medida de cada proyecto con unas mallas de acero y en su interior, una placa termoaislante.

«El constructor las monta según la definición del proyecto de arquitectura y el hormigonado de las placas exteriores del panel se hacen en la obra, con un promedio de espesor de 4 centímetros por cada cara; con eso tienes resuelto además todas las paredes: la albañilería tradicional», subraya.

Frente a las tradicionales secciones macizas de hormigón, el material termoaislante (poliestireno expandido) hace que la estructura sea más ligera, pero como precisa, «en realidad las estructuras que se generan son más rígidas que las tradicionales porque en lugar de los tradicionales pilares y muros, hacemos que todas nuestras paredes sean portantes».

Además del ahorro de material, pues el peso de la estructura podría bajar «hasta un 50 por ciento», hay ahorro de tiempo: «En Riad, Arabia Saudí, hicimos la demostración de una casa de 65 metros cuadrados, la comenzamos el lunes de la semana pasada y la terminamos el domingo», cuenta el director adjunto.

Marcelo Zolezzi señala que existe «un interés bastante grande de los arquitectos porque cuando pasan estas cosas (los terremotos de Granada) es cuando más se valora este sistema en el que estamos a la vanguardia mundial»

Además de por toda España, Baupanel trabaja en países como Portugal, India, Camerún, Gabón, Kenia, Ghana o Bangladesh.

Rehabilitación energética

Pero además, informa Fernando Lozano, la empresa de Antequera tiene patentado un sistema de rehabilitación energética de edificios que a la vez refuerza la fachada y la estructura.

«Eso significa que en una ciudad como Santa Fe, la localidad con más terremotos, podemos reforzar los edificios para que no caiga ninguna fachada o haya desprendimientos a la calle cuando sucede un terremoto, y a la vez rehabilitar energéticamente las fachadas», pone de ejemplo.

Viviendas plurifamiliares o unifamiliares, colegios, hospitales... a prueba de huracanes y terremotos.