La rehabilitación del antiguo Hospital de la Caridad e iglesia de San Andrés de Coín va a contar con un nuevo impulso por parte del Ayuntamiento con la dotación de 526.000 euros del presupuesto municipal de 2021.

De esta forma continúan los trabajos que comenzaron hace un año y que cuentan con una inversión total de más de 2,3 millones de euros que cofinancian la Junta de Andalucía en un 75 por ciento, y de esta parte un 80 por ciento a través de los Fondos Feder, y por el Ayuntamiento de Coín que pone el 20 por ciento restante, según han informado en una nota desde el Consistorio.

El alcalde, Francisco Santos, durante su visita a las instalaciones para conocer de primera mano el transcurso de las mismas acompañado por el concejal de Urbanismo, Fran Jiménez, y los técnicos y responsables de la obra, ha destacado que esta es una de las actuaciones más importantes que se va a llevar a cabo en esta legislatura.

"Estaba en una situación muy delicada a nivel estructural y era una actuación totalmente necesaria para no perder uno de los edificios históricos más emblemáticos de Coín y muy querido por la ciudadanía coineña", ha destacado. La rehabilitación comenzó a inicios del pasado año 2020, por lo que se trata del primer año completo de obra que vive este espacio, que cuenta con un plazo de ejecución aproximado de dos años y medio.

Este conjunto monumental data del siglo XVI y cuenta con más de 1.500 metros cuadrados que recuperará su estructura original y que será reutilizado para uso administrativo y cultural. Todas las dependencias comparten un uso compatible entre sí y la iglesia de San Andrés podrá tener un uso religioso ocasional que será compatible con el desarrollo de su actividad principal como sala cultural.

La rehabilitación comenzó a inicios del pasado año 2020, por lo que se trata del primer año completo de obra que vive este espacio, que cuenta con un plazo de ejecución aproximado de dos años y medio

El proyecto incluye la sustitución de las cubiertas, la restauración del artesonado del presbiterio y la zona del altar y la recuperación del acceso original al claustro. Del resto del edificio, destaca la intervención que se realizará en el patio, que recupera su condición estructurante, distribuyendo la planta baja, que contará con una zona de atención al público de los servicios municipales y una sala de exposiciones, y la planta alta, que funcionará como sede administrativa.