El Ayuntamiento de Cártama ha descubierto un nuevo mosaico romano en la calle Feijoo, apenas tres semanas después de que se localizara el lugar donde fue extraído el Mosaico de los Trabajos de Hércules y vuelve a demostrar el enorme potencial arqueológico del municipio.

Se trata del quinto mosaico que se documenta en el Centro Histórico de Cártama, después del de los Trabajos de Hércules, descubierto en 1858; el del Nacimiento de Venus, en 1956; el de la calle del Agua (calle Sáenz de Tejada), en 1961; y el de la Carretera de Coín, descubierto en 1998.

Este mosaico es el primero que se descubre bajo el paraguas de una actuación arqueológica promovida por el Consistorio de Cártama, lo que garantiza su estudio, exposición y disfrute público.

El Ayuntamiento está llevando a cabo distintos trabajos arqueológicos en cinco calles del casco histórico para conocer los restos arqueológicos que hay en el subsuelo.

Según explicó el alcalde de Cártama, Jorge Gallardo, se trata de una actividad preventiva para recabar información sobre los restos existentes, que se tendrán en cuenta en la redacción del proyecto de las obras de mejora que se harán posteriormente, de modo que las actuaciones no afecten a dichos vestigios.

Según el arqueólogo coordinador de las excavaciones, Francisco Melero, "el sector descubierto del nuevo mosaico parece ser una de las cuatro esquinas de la habitación de una domus o casa romana", lo que impide ver todavía los muros que la delimitarían.

El hallazgo se ha producido a cuarenta metros de donde se encontró el Mosaico de los Trabajos de Hércules. Por ello, "no es descartable que pudiera pertenecer a la misma domus o a otra colindante. En todo caso, el descubrimiento permite ampliar un poco más hacia el este el perímetro de la ciudad romana conocido por las investigaciones precedentes”, explica el arqueólogo.

En el nuevo mosaico aparecen representados dos peces delfines, un pájaro y un pato, inscritos dentro de figuras geométricas como círculos, triángulos y rombos, animales que suelen ser motivos secundarios que acompañan a otro principal, como las aves que rodean el mosaico cartameño del Nacimiento de Venus.

Según Sebastián Vargas Vázquez, profesor de la Universidad de Sevilla y experto en mosaicos romanos, "pese a que las aves y delfines muestran una ejecución un tanto esquemática, el mosaico es de gran calidad y presenta un acabado muy fino, lo que se desprende de la correcta ejecución del trazado geométrico y la buena ordenación del manto teselado, a lo que se une el uso de teselas de pequeño tamaño y la inclusión de pasta vítrea. Sin duda alguna, estamos ante la obra de un buen taller, circunstancia que también pudimos comprobar en su momento en el caso de los mosaicos del Nacimiento de Venus y de los Trabajos de Hércules".

La orientación de lo descubierto hasta ahora en la calle despierta grandes expectativas, ya que el pavimento se adentra hacia el interior de la casa actual, a cuyo pie de fachada se ha hallado. Esta circunstancia, junto al hecho de que se encuentra a un metro de profundidad y en excelente estado de conservación, permite augurar que se puede estar ante un descubrimiento monumental de carácter excepcional.

El alcalde de Cártama ha destacado la importante apuesta que está realizando el Consistorio para recuperar el patrimonio arqueológico del municipio. "Estos hallazgos muestran el rico patrimonio de nuestra localidad y hay que darlo a conocer", ha dicho Gallardo.

El Ayuntamiento tiene en marcha un proyecto para crear un espacio público y proteger los restos arqueológicos de la plaza de la Constitución y habilitar la Colección Museográfica de Cártama, entre otras iniciativas.