La alcaldesa de Ronda, María de la Paz Fernández, ha colocado la primera piedra de la nueva estación de autobuses de la ciudad, que supondrá una inversión de 1,7 millones de euros.  

La nueva estación de autobuses se va a construir junto a la Biblioteca Comarcal Adolfo Suárez. El proyecto incluirá otras actuaciones como la eliminación del paso a nivel por parte de Adif, una nueva pasarela peatonal que correrá a cargo de la Diputación de Málaga y el nuevo acceso a la zona de los institutos y al IES Rodríguez Delgado que, junto a la nueva plaza Miguel Ángel Blanco completarán una de las transformaciones más importantes de una zona de Ronda de las últimas décadas, según informa el Ayuntamiento.  

La alcaldesa, junto a varios ediles y representantes de adjudicatarias de los trabajos, las empresas rondeñas Gicoser y Maramados, ha descubierto una placa conmemorativa y ha procedido a la ceremonia habitual con la introducción de una cápsula del tiempo con la prensa del día, monedas de curso legal, un escrito firmado por la regidora e incluso una mascarilla, en recuerdo de los tiempos actuales.  

El proyecto de la nueva estación de autobuses arrancó en enero de 2012 cuando el Ayuntamiento convocó un concurso de ideas para la nueva estación al que se presentaron 83 propuestas de estudios de arquitectos y diseñadores de toda España, de los que 12 pasaron a la fase final. Finalmente, el proyecto ganador fue del estudio MMIT, estando al frente Javier Terán y Agustín Montes.  

En octubre de 2015, el Ayuntamiento y Adif firmaron un convenio para eliminar el paso a nivel de El Fuerte, una actuación necesaria para ejecutar el proyecto aunque el anterior equipo de Gobierno, presidido por la socialista Teresa Valdenebro, paralizó ambos proyectos en 2017.

El proyecto lo retomaría en julio de 2019 el actual Gobierno local, presidido por María de la Paz Fernández, que lo considera vital para la ciudad y en diciembre del año pasado se adjudicaba a la UTE formada por Maramados Group y Gicoser

La obra está presupuestada en 1,7 millones de euros y conlleva un contrato de concesión de la gestión de la estación por 25 años a cambio de un canon anual de 25.100 euros.

El proyecto supone dotar a Ronda de una estación de autobuses moderna y adecuada a la cantidad de turistas que la visitan e incluye una nueva plaza de 3.000 metros cuadrados, además del cierre del paso a nivel de la avenida Victoria y una nueva pasarela peatonal y un acceso, mucho más seguro, a la zona de los institutos.

La actuación se realizará sobre una superficie de 1.500 metros cuadrados, donde se situarán las oficinas, doce andenes para autobuses, zona de cafetería, consigna, servicios y una zona comercial. El plazo de ejecución está establecido en un máximo de dos años.