Los negocios de hostelería y restauración con terrazas en el exterior y los vendedores ambulantes del mercadillo de los miércoles de Alhaurín de la Torre no tendrán que pagar un año completo de la denominada tasa por utilización o aprovechamiento especial del dominio público local.

Así lo ha adelantado el alcalde, Joaquín Villanova, que ha enmarcado esta medida dentro de un plan municipal para favorecer y reactivar a los sectores más perjudicados por la crisis del coronavirus.

"Muchos negocios han cerrado y otros lo están pasando mal. Vamos a dejar de ingresar 120.000 euros, pero preferimos suspenderlo hasta que la cosa cambie", ha manifestado Villanova.

La Concejalía de Economía y Hacienda que dirige Abel Perea ya trabaja en los detalles de esta medida para eximir una anualidad completa de la tasa tanto a los bares y restaurantes como a los puestos del mercadillo ambulante de El Limón.

Eso significa que este año a estos contribuyentes no les llegará el recibo correspondiente a este tributo.

Al estar el año fiscal ya en curso, había dudas legales sobre la posibilidad de eximir del pago de la tasa completa pero la solución ha sido eximir la tasa correspondiente al próximo 2022, y retrasar al año que viene el cobro de la de 2021. En cualquier caso, la exención abarcará al menos una anualidad completa y se llevará próximamente al Pleno.

El Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre recuerda que han sido varias las semanas en los que los establecimientos de restauración y el mercadillo han tenido que cesar su actividad por las restricciones impuestas por la Junta de Andalucía, sin que hayan podido ni siquiera montar sus terrazas o sus puestos. A ello se suman las limitaciones en la superficie, el aforo y el horario conforme a la normativa autonómica 'anticovid'.