La Diputación de Málaga ha concluido la redacción del proyecto de un edificio de aparcamientos en Ronda, que se construirá junto al barrio de San Francisco, en una de las zonas más emblemáticas y turísticas de Ronda que sirve de acceso peatonal al casco histórico de la ciudad.

El inmueble tendrá siete plantas (cinco bajo rasante) y contará con un total de 471 plazas cubiertas y descubiertas.

El presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, junto a la alcaldesa de Ronda, María de la Paz Fernández, ha presentado este proyecto que se ejecutará en una parcela de 5.897 metros cuadrados de propiedad municipal.

Salado ha explicado que el personal técnico del Servicio de Arquitectura, Urbanismo e Información Territorial de la Diputación ha concluido ya el proyecto básico del edificio –que se ha entregado a la alcaldesa- y trabaja ya en el proyecto de ejecución.

El presidente de la Diputación ha destacado el apoyo técnico que presta la institución provincial a los municipios para actuaciones que contribuyan al desarrollo de los pueblos.

"El objetivo era diseñar un edificio de aparcamientos adaptado al terreno en colina de manera que el inmueble no superara las dos plantas de altura sobre la rasante del terreno en ningún momento".

El proyecto, obra de los arquitectos Manuel Campos y Francisco Panchón, plantea un edificio semiabierto, con una superficie total construida de casi 12.000 metros cuadrados, distribuido en siete plantas, retranqueando los volúmenes que van apareciendo sobre la ladera teniendo en cuenta la topografía ascendente de la parcela desde el acceso desde calle Marbella, lo cual produce un juego volumétrico que favorece la integración con el entorno.

Características

Además se ha proyectado una fachada abierta al exterior protegida tan sólo por un antepecho y una serie de lamas verticales que permiten la iluminación y ventilación natural.

De la 471 plazas de aparcamiento, 15 son para vehículos de personas con discapacidad y algunas para motocicletas. Además, se prevén puntos de recarga eléctrica.

El nivel más bajo del edificio (nivel 0) es independiente del resto del inmueble, con acceso directo desde la calle, pudiendo ser utilizado para distintos usos. El resto de niveles (1 a 6) están comunicados por una rampa ubicada en la zona sureste de la parcela, donde prima la funcionalidad de los viarios de circulación rodada y peatonal a la hora de distribuir las plazas resultantes.

Y en las zonas descubiertas se plantean zonas ajardinadas con vegetación que ayudan a la integración paisajística del inmueble.

Imagen de cómo será el nuevo aparcamiento de Ronda.

En la parte noroeste de la parcela se localizan unas escaleras exteriores que comunican todas las plantas y que permiten conectar la calle Marbella con la calle San Sebastián, creándose un nuevo circuito peatonal.

En el último nivel se propone una cubierta transitable a modo de mirador hacia el Conjunto Histórico de Ronda, con áreas de descanso y zonas ajardinadas.

Francisco Salado ha resaltado que el proyecto se ha redactado siguiendo el sistema BIM -(Building Information Modeling) un sistema de trabajo colaborativo que facilita la gestión, la coordinación y la simulación durante todo el ciclo de vida de un proyecto, desde su planificación y diseño hasta su construcción y mantenimiento- con el uso de herramientas tecnológicas en tres dimensiones para la redacción y gestión de los proyectos.

Infraestructura necesaria

La alcaldesa de Ronda, María de la Paz Fernández, ha resaltado que el edificio de aparcamientos es necesario para complementar el atractivo turístico del conjunto histórico artístico de la ciudad para quienes visitan la ciudad.

"Mejorará el servicio a los ciudadanos de Ronda, especialmente a los de la barriada de San Francisco, y a los visitantes, y permitirá visitar caminando todo el casco histórico y el centro de Ronda", ha comentado.

La alcaldesa ha explicado que tendrá un coste de unos cinco millones de euros, por lo que se financiará a través de colaboración público privada, con un plazo de ejecución cercano a un año y medio.

La regidora ha destacado que el diseño se adecúa perfectamente al terreno en ladera para evitar el impacto visual en un espacio tan especial como la zona de entrada histórica de Ronda. El proyecto requerirá ahora el visto bueno de la Consejería de Cultura.