La Diputación de Málaga invertirá este año 20,6 millones de euros en la modernización de la red viaria provincial, duplicando las inversiones que habitualmente se realizan en estas carreteras.

Las actuaciones afectarán a unas 60 vías, destacando dos planes de refuerzo del firme en 34 carreteras, en las que se utilizará un pavimento con neumáticos reciclados que reduce el nivel de ruido.

El presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, explicó que las inversiones se financiarán en unos casos con fondos propios y, en otros, con el remanente de tesorería de 2020 y líneas de créditos.

«Somos conscientes de la importancia de mantener en buen estado los 860 kilómetros de las 118 carreteras de nuestra competencia, porque son vías fundamentales para nuestros pueblos, que comunican los municipios del interior entre sí y los conectan con autovías y carreteras autonómicas. Una buena red viaria es imprescindible para facilitar los desplazamientos de numerosos municipios y contribuir a nuevas iniciativas empresariales y negocios en el interior».

El presidente de la Diputación destacó el esfuerzo inversor de este año, con casi 21 millones de euros que abarcarán la mitad de las carreteras. «Continuaremos con nuestro objetivo de luchar contra la despoblación, mejorando las comunicaciones viarias en la provincia», dijo.

Salado añadió que en los dos próximos años destinarán otros 11,4 millones de euros al plan Vía-ble, en los caminos rurales.

Daños por temporales

Además, invertirán un millón y medio de euros en arreglar los desperfectos de los temporales de septiembre de 2019 en nueve carreteras, la mayoría del Valle del Guadalhorce y la Sierra de las Nieves. Los proyectos, en fase de contratación, se centran en la reparación de taludes, la mejora del drenaje y del asfalto.

Igualmente, están en ejecución tres de las ocho obras de reparación de los temporales de octubre 2018, que se iniciaron a finales del año pasado con casi 3,5 millones de euros. Y hay pendientes dos puentes, en el acceso a Bobastro y en la vía de Teba a Campillos, con 1.100.000 euros.

Otras vías

Asimismo, invertirán 2,8 millones en 18 carreteras, para mejorar su trazado, el drenaje de las plataformas y la seguridad vial.

Actualmente, ultiman los proyectos para licitar obras en los accesos a El Colmenar (en Cortes de la Frontera), Casares y El Burgo, en la carretera de Canillas de Aceituno a Sedella (en La Rahíge), en vías que unen Cútar, El Borge y Almáchar, y una glorieta en Villanueva de Algaidas. Y se harán reparaciones puntuales en vías de la Axarquía por las que pasará La Vuelta en agosto.

Trámites y permisos

Francisco Salado añadió que hay proyectos en 14 carreteras, pendientes de trámites y permisos de otras administraciones. Entre los que podrían iniciar este año destacan tres proyectos de senda peatonal en las localidades de Jimera de Líbar, Cortes de la Frontera y Alhaurín el Grande, que se realizarán en los márgenes de las carreteras, como en Genalguacil.

Para 2022, una vez solventados los trámites, se iniciarían proyectos como la variante de Ardales, el nuevo puente de acceso a El Burgo o la mejora de la vía entre Vélez-Málaga y Arenas.

Salado añadió que invertirán otros 3,4 millones de euros en la conservación de la red provincial, de los cuales unos 600.000 euros se destinarán a limpieza y desbroce de cunetas en todas las carreteras entre abril y mayo para mejorar la visibilidad y evitar incendios.

10,5 millones de euros para reforzar el firme

Entre las inversiones, Francisco Salado destacó dos planes que se centrarán en el refuerzo del firme, mejorando el asfalto y la señalización horizontal de las carreteras, contribuyendo a la seguridad vial.

Son dos planes dotados con 10,5 millones de euros que se ejecutarán en vías de todas las comarcas de forma sostenible y respetuosa con el medio ambiente, ya que se empleará un pavimento que se obtiene del reciclaje de neumáticos fuera de uso y que reduce el nivel de ruido, es más resistente y requiere menos mantenimientos. Este material se ha usado en el reciente arreglo de la carretera que une Ardales con El Burgo y Casarabonela.

Por un lado, se reforzará el pavimento en 29 carreteras que afectan a 40 municipios por un montante global de 7,4 millones de euros, como las carreteras de Villanueva de la Concepción a Almogía, entre El Burgo y Casarabonela, y las vías que unen Benamargosa y Cútar, Rincón de la Victoria y Benagalbón, y las de acceso a Alameda y Mollina.

Y, por otra parte, invertirán otros 3,1 millones de euros para obras en cinco carreteras del entorno del futuro Puerto Seco de Antequera con el objetivo de mejorar los accesos a esta importante infraestructura logística a través de carreteras de los términos municipales de Antequera, Bobadilla-Estación, Humilladero, Mollina, Villanueva de Algaidas y Archidona.