«Este proyecto viene para sumar, y no para restar». Esa es la intención del Ayuntamiento de Archidona que ha concebido como una fuente de empleo para el municipio la futura construcción del colegio privado Fénix School, una inversión de 8 millones de euros que repercutirán en beneficio de la economía local de Archidona.

Así lo ha asegurado el Consistorio archidonés, que ha firmado un convenio de colaboración por el que la empresa se compromete a la contratación de la mano de obra mientras dure la construcción de las instalaciones a través de la oficina de empleo del municipio, además de la obtención de todos los suministros en empresas del pueblo, durante los trabajos y posteriormente durante su funcionamiento.

Y es que junto al centro en sí, se pretende construir una residencia e instalaciones deportivas en una segunda fase que completarán la inversión de 2.174.249 euros de la primera fase que contempla la construcción de un edificio de tres plantas. La planta baja contará con distintas zonas comunes, incluido el comedor escolar. Las aulas para educación Infantil y Primaria estarán en la primera planta, y las aulas para Secundaria y Bachillerato se encontrarán en la segunda.

La alcaldesa de Archidona, Mercedes Montero, ha explicado que la empresa ha realizado un estudio previo de viabilidad y un análisis del territorio en el que se indica que el alumnado tendrá que ser mayoritariamente externo al municipio de Archidona.

En este sentido, Montero ha manifestado el compromiso de la empresa de no concertar plazas con la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, siendo este punto una de las principales preocupaciones de la comunidad educativa de los cuatro centros públicos de Archidona.

Temor en la educación pública

La comunidad educativa de los colegios Virgen de Gracia y San Sebastián y de los institutos Luis Barahona de Soto y José Navarro y Alba del municipio ha mostrado su total preocupación por el peligro que puede suponer este «macrocentro privado» para la existencia y permanencia de la educación pública en Archidona.

Una de las principales preocupaciones de las AMPAS y del claustro de docentes es que en un futuro no muy lejano Fénix School pase de ser 100% privado a ser un centro con algunas líneas concertadas. «El temor es bien real ya que a día de hoy el Gobierno municipal es incapaz de asegurar esto. Una vez concedidas todas las licencias para que puedan edificar en Archidona, la concertación de algunas de sus líneas no depende del Ayuntamiento sino de la Delegación de Educación», recalcan en un comunicado.

Y es que la comunidad educativa ha querido recordar el esfuerzo que se está haciendo para mantener el número actual de líneas por centro público, que año tras año corre peligro debido a la disminución de la natalidad y al «intento por parte de la Delegación de Educación de ahorrarse docentes», siendo la principal consecuencia el aumento de la ratio/ alumno por clase. «La creación de un nuevo centro educativo privado favorecerá inevitablemente la desaparición de algunas de las actuales líneas de la pública aumentando de facto la ratio alumno por clase, pasando por ejemplo en la ESO de los 18 u 20 actuales a los 30 por clase.

Otro de los puntos que han denunciado ha sido el hecho de que los recortes en los presupuestos hacen que, para la escuela pública, sea imposible contar con instalaciones comparables a las que anuncia Fénix School, lo que provocará la segregación del alumnado por sus condiciones sociales, y por consiguiente, la desaparición de líneas e incluso el cierre de algún centro público actual. «Cuanto más se devalúa la pública, más esfuerzos hacen las familias para matricular a sus hijos en la privada concertada».

Los empresarios,a favor del centro educativo privado

La asociación de comerciantes y empresarios de Archidona, Cora de Raya, ha mostrado su total respaldo y apuesta por esta importante inversión en Archidona, por «suponer un gran espaldarazo a esta pequeña localidad» y manifiesta «lo importante de esta iniciativa que pone en valor las zonas rurales» y que va a comenzar a llenar de vida, economía y movimiento «esta España vaciada».

La asociación afirma estar ya trabajando para suministrar a este centro que podrá albergar un total de 800 alumnos.

La comunidad educativa afirma desconocer el acuerdo firmado entre el Ayuntamiento y la empresa privada en referencia al compromiso laboral y de empleo para los vecinos del pueblo, una de las principales razones por las que el Consistorio ha movilizado este proyecto. «La construcción de este centro privado puede generar trabajo durante los meses de la construcción pero lo que se quedará con el tiempo son los 30 puestos de trabajo directos relacionados con Fénix School, los mismos que se pueden acabar perdiendo de cerrarse algunos de los centros públicos».

Por último, han mostrado su descontento con el Ayuntamiento por no haber debatido con antelación esta decisión «trascendental». Por todo ello, piden la paralización del proyecto hasta aclarar las condiciones. «Hay que exigir que se añada una cláusula en el contrato que certifique que en ningún caso este macro centro privado podrá concertar líneas», afirman.