Leyendas populares, personajes célebres y 103 lugares con historia. ‘Málaga es de cuento’, y no hay denominación más acertada para divulgar la riqueza patrimonial y cultural de la provincia. Este lema es el que abanderan los talleres de videocuentos protagonizados y narrados por niños de 5º y 6º de primaria de hasta el momento 10 centros educativos malagueños.

La creación de esta videoteca infantil sobre temas locales ha sido impulsada por la asociación Miroy, gestora de Minichaplin, la denominación pública que reciben sus iniciativas culturales y de ocio creativo. «No conocemos una experiencia igual a esta, un centro de recursos de uso público donde los contenidos son creados por sus participantes», manifiesta Kike Díaz, fundador y director creativo del colectivo sin ánimo de lucro. En esta ocasión, el programa ha sido patrocinado y financiado por el área de Educación de la Diputación de Málaga

En la primera «pero no última» edición de ‘Málaga es de cuento’ han participado escolares de Almargen, Archidona, Canillas de Aceituno, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, El Burgo, Iznate, Mollina, Pizarra y Valle de Abdalajís. «En principio , Diputación le ha dado más prioridad a los municipios de menos de 20.000 habitantes, pero ya habrá ocasión de extender la experiencia a otros municipios, incluso mayores», aseguran desde Minichaplin.

Lámina sobre el comercio de la seda en Canillas de Aceituno.

Para la elaboración de los vídeos se ha puesto en práctica una adaptación del ‘kamishibai’, una antigua tradición japonesa donde un narrador cuenta una historia ayudándose de láminas que va introduciendo en un pequeño teatro de papel que «en este caso una tablet».

Primero se ha realizado un trabajo de preproducción basado en el contacto previo con los centros, la búsqueda de información y la preparación e impresión de las láminas y cartelas que posteriormente serían coloreadas por los niños siguiendo la tradición medieval de «iluminado» .

«Tenemos cientos de láminas muy bonitas que no tienen desperdicio», detalla Díaz, quien no descarta en un futuro organizar una exposición.

La grabación

Tras ello, se han grabado las intervenciones del alumnado frente a la cámara, quienes han narrado las partes de la historia que no aparecían en las imágenes. Por último, se está realizando el montaje de los vídeos en las instalaciones de Minichaplin, a razón de dos trabajos por cada colegio, uno sobre la historia y otro sobre un personaje popular. «La experiencia ha sido muy divertida y sorprendente porque, al mismo tiempo que aprendía el alumnado, también ha ocurrido lo mismo con bastantes docentes, al no ser del municipio en el que trabajan».

En total se van a publicar 20 vídeos en Youtube y en las redes sociales de los ayuntamientos que configurarán una videoteca única y popular. La mayoría de ellos todavía están en postproducción, por lo que estarán subiéndose videocuentos a la red hasta final de curso. «En pocas semanas los vídeos han tenido un gran repercusión y es porque es un proyecto precioso que perdurará en el tiempo». Los trabajos publicados pueden disfrutarse en la página web: aulamalaga.com.