Los moraos de Alhaurín El Grande tienen marcado en su ADN una fecha muy significativa en la historia de la hermandad. El 28 de abril de 1941 todos los vecinos salieron a la calle a recibir a JESÚS. La nueva talla de El Nazareno, tras la pérdida de la antigua hechura durante una revuelta en la Guerra Civil, fue uno de los acontecimientos más felices para el municipio que pasaba las dificultades de la postguerra. Felicidad que se recoge en todos los testimonios de un vídeo homenaje que produjo la propia hermandad hace un año, dedicado al recuerdo de esta insigne fecha. 

Los hermanos de Jesús, como conocen a este vecino que mora en San Sebastián, rememoran la jornada con emoción y sentimiento «por lo que mis padres decían, ha sido una de las cosas más grandes se han podido vivir en Alhaurín El Grande»; «cuando llegó Jesús era lo más grande que había en el pueblo»; «en la parroquia no cabía más gente»; «la imagen era para morirse, para morirse de alegría», son algunos de los recuerdos de los más mayores del municipio que protagonizan este reportaje audiovisual disponible en YouTube.

De la anterior talla, atribuida a Pedro de Mena, solo se pudo salvar una de sus manos gracias a la acción heroica de un niño, Blas ‘el capachero’, testigo de cómo las llamas destruían al santo, cuando se lanzó al fuego agarrando la mano de la desafortunada imagen y huyendo a la carrera con ella a la vez que los destructores disparaban al niño, afortunadamente, sin éxito. Esta mano estuvo oculta durante años en un arca, junto al que su guardián mantenía una lamparilla de aceite encendida queriendo, quizás, sustentar la esperanza de la recuperación de la sagrada figura. Una realidad que se produce en los últimos días del mes de abril de 1941.

La actual imagen, que recibe una gran devoción, fue donada por Josefa Serrano Bravo, una vecina del pueblo incondicional de Nuestro Padre Jesús Nazareno, como acción de gracias tras haber realizado una promesa. El trabajo de esta nueva talla lo realizó el escultor Navas Parejo, uno de los nombres más destacados de la imaginería en aquellos años. 

Los dirigentes de la hermandad proporcionaron al escultor fotografías de la imagen perdida a fin de que la reprodujese lo más fielmente posible, y aunque mantiene rasgos con el antecesor, la talla actual conserva unos rasgos más suavizados y una postura corpórea más erguida. 

Una de las manos del titular morado de Navas Parejo pertenece a la talla que desapareció y que de alguna manera une a las dos tallas, la anterior a la Guerra Civil y a la actual. 

El domingo 27 de abril de 1941 la nueva imagen de Jesús llegaba a su destino desde Granada en un camión que cargaba harina. Los vecinos pasaron la noche admirando, rezando, venerando la nueva imagen en la conocida Huerta de las Pelotas. Al día siguiente, los hermanos compusieron unas andas fabricadas con cajas de madera y el Cristo fue trasladado en procesión entre una inmensa multitud de fieles hasta la Ermita de San Sebastián. Una jornada que ha marcado y marca sin ningún género de dudas a los moraos.

Durante el cincuenta aniversario de este episodio de la historia de Alhaurín el Grande la hermandad instaló un monolito de mármol tallado en la de las Pelotas que simboliza el reencuentro del municipio con Jesús, el punto de partida de la fe al titular de los moraos: hacia el Nazareno de Navas Parejo. Para el 50 aniversario acuñaron monedas en plata y oro macizo, se realizó un matasellos y los hermanos regalaron al Señor una corona de oro de 18 quilates y con un peso aproximado al medio kilo que luce el Día de Jesús, que los hermanos celebrarán los próximos días 12 y 13 de junio. La hermandad festejó el 75 aniversario, en 2016, junto a la Legión, cuerpo muy ligado a la hermandad en unos actos que se denominaron Sábado Legionario, en honor del titular morado. En esta jornada, en procesión, Nuestro Padre Jesús Nazareno visitó el monolito conmemorativo.

Josefa Serrano Bravo (en el centro), quien sufragó el coste de la talla, en su primera procesión. Miguel Ángel Ruiz Badía

En nada se parecerá el 28 de abril de 1941, 1991 ó 2016 al de 2021. La pandemia sanitaria marca el ritmo de nuestras vidas. La responsabilidad y la cautela han contenido a los moraos a celebrar este 80 aniversario como quisieran y cómo merece este sobresaliente icono de la Semana Santa alhaurina. La destacada efeméride será celebrada con una ofrenda floral del equipo de gobierno de la hermandad en el lugar en el que el pueblo se encontró por primera vez al Sagrado Titular, hoy día frente al colegio público Emilia Olivares, y se completará con una eucaristía en la ermita de San Sebastián a las 20.45 horas con la participación de la banda de música y el coro de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, que interpretarán una pieza dedicada al Sagrado Titular compuesta y estrenada en el 75 Aniversario de la hechura.