Desde pequeño, Javi Pedraza Lara siempre ha querido ser ingeniero de competición. Lo que no se imaginaba este antequerano era que su sueño podía estar al alcance de su mano y tan cerca de casa. A sus 24 años, es director técnico de Málaga Racing Team, una escudería formada por más de 60 alumnos de la Universidad de Málaga que compiten en Fórmula Student, un campeonato internacional con 40 años de historia. «Es como si fuera la Fórmula 1, pero de estudiantes, al mismo tiempo que son dos mundos opuestos», explica Javi, pues la principal diferencia es que, aparte de que ellos son todavía estudiantes, el competir en pista no es solo conseguir el mejor tiempo, sino el mejor diseño. «Defendemos las decisiones que tomamos sobre los componentes que compramos, que hemos fabricado o cómo los hemos desarrollado».

El equipo con el primer prototipo. | L.O

Además de estar ellos como estudiantes, alrededor cuentan con una estructura de 20 profesores de diferentes titulaciones. De hecho, dicen tener mucha suerte porque dos de sus principales advisers son exingenieros de Fórmula 1, uno de McLaren y otro de Redbull. «Es increíble el apoyo que nos dan y los contactos que nos pueden facilitar».

En 2019 sacaron su primer monoplaza, un prototipo con el que fueron a competir a Montmeló, en Barcelona. «Fue una toma de contacto increíble. Aprendimos cómo funciona la competición. Presentamos nuestro proyecto, lo defendimos y después de todo sacamos muy buenos resultados».

Desde entonces han potenciado la parte empresarial del equipo porque «sin un respaldo de imagen no hacemos nada».

En la actualidad el campeonato se celebra en numerosos países como Alemania, Japón, Brasil y Australia y MART pretende participar en las máximas posibles. «No es un campeonato como tal, sino que son varias pruebas sueltas alrededor de todo el mundo: América, Europa y Asia. Según el presupuesto y disponibilidad intentamos llegar a más o menos competiciones».

Por el momento, este año ya tienen las miras puestas en la prueba de Montmeló, que tendrá lugar los días 2 y 8 de agosto en los que probarán sobre la pista su primer monoplaza funcional que hay que recordar que no tiene el tamaño, ni las prestaciones ni la potencia, que un coche de Fórmula 1. «El coche tiene algo más de dos metros de largo y un metro de ancho. En sí el tamaño de la carrocería como del motor es menor y más pequeño que el de un coche de carreras profesional». «El objetivo de esta temporada es asentarnos como equipo», pues el fin de este proyecto no es lucrativo, sino formativo.

«El proyecto no tiene intención de parar. Estamos planteando y pensando en dar el salto al eléctrico de aquí a dos años y en un futuro a largo plazo conseguir el autónomo, aunque para eso necesitamos más apoyo», dice Javi Pedraza.

El proyecto surgió en 2016 en la Escuela de Ingeniería o la Politécnica. El equipo lo componen alumnos de áreas muy diversas pero se dividen en dos ramas principales: la empresarial y la técnica. En este último caso se encuentra el trabajo de suspensión, potencia, chasis, aerodinámica y electrónica. En la parte empresarial consta de un departamento jurídico, de marketing y gestión de empresas, «ya que queremos trabajar como una escudería de verdad».

Su patrocinador principal es Link by UMA, una entidad de la universidad que tiene como filosofía que los estudiantes se enfrenten a proyectos de la vida real. También reciben el apoyo de otras empresas de la ciudad sobre todo en el marco del Parque Tecnológico.

El requisito indispensable para formar parte del equipo es estar matriculado en la Universidad, ya sea en un grado o un postgrado.

Podio por ganar el ‘Best Team FSS Spirit’ en 2019. L.O.

Aspiraciones

Aunque la Fórmula 1 y la Fórmula Student pueden llegar a ser muy diferentes, «la mayoría de la gente que está en el equipo aspira a terminar en la Fórmula 1». De hecho, se trata de un muy buen camino parar abrirse las puertas al mundo laboral, ya que los estudiantes se forman para que el día de mañana sean profesionales que puedan implicarse con las empresas y el tejido industrial de Málaga. «Es cierto que en España no hay tanta cultura de motor sport, pero sí es verdad que si te quieres apuntar a un máster de competición para el que te piden notas muy altas, es muy recomendable porque está muy bien visto ya que tenemos mucha práctica. Esta formación no es estándar, como solo tener la carrera».

El futuro de la Fórmula 1 o la Fórmula Student está asegurado con MART, estudiantes que se convierten en profesionales que además llevan por bandera el nombre y los colores de su tierra «malaguita», escenario que pretenden que sea un referente de la ingeniería automovilística de competición.