Varios conductores alertaron sobre las 14.30 horas de este martes de la presencia de un hombre que iba andando en dirección Málaga por el arcén de la A-45, una acción prohibida por el reglamento de circulación. Ante el peligro que esto suponía para la seguridad del propio peatón vial y del resto de usuarios de la vía, una patrulla de la Policía Local de Casabermeja se desplazó rápidamente hasta el lugar y lo interceptaron a la altura del kilómetro 126, a unos cuatro kilómetros de los accesos al pueblo. La distancia entre ambos municipios es de 24 kilómetros, aproximadamente.

Según fuentes policiales, el hombre, de 39 años, dijo que se dirigía a la casa de su mujer, que vive en la capital malagueña. Sin embargo, durante el proceso de identificación los agentes municipales comprobaron que a este hombre le constaba una orden de búsqueda, detención y personación emitida un día antes por un juzgado de la capital por un asunto de presuntos malos tratos en el ámbito familiar y que, además, tenía vigente una orden de alejamiento de su expareja.

Con esta información, los agentes arrestaron al hombre y lo trasladaron a dependencias policiales de Casabermeja, donde finalmente la Guardia Civil se hizo cargo del mismo para su traslado al juzgado que lo reclamaba.