El Área de Ciudadanía y Atención al Despoblamiento del Territorio de la Diputación de Málaga lleva generando iniciativas sociales, desde su creación en 2019, para que los habitantes de mayor edad de zonas rurales superen la adaptación y se familiaricen con el uso de las nuevas tecnologías, especialmente las relacionadas con las gestiones bancarias y administrativas y la alfabetización digital.

De este modo, la institución provincial trabaja para solventar la brecha digital existente en muchos municipios pequeños del interior de la provincia, como es el caso de los centros Guadalinfo. Sobre los mismos, la vicepresidenta cuarta de la Diputación de Málaga y responsable del Área de Ciudadanía y Atención al Despoblamiento del Territorio, Natacha Rivas, ha destacado que "las personas mayores buscan en Guadalinfo seguridad, conexión y guía para el uso de la tecnología en su día a día cotidiano y tenemos que favorecer cuantas herramientas podamos ponerles en su mano para facilitarles la vida".

Al mismo tiempo, ha apuntado a los acuerdos con entidades privadas para la formación en competencias y destrezas, algo que se ha visto propiciado por el confinamiento por el coronavirus, las restricciones de movilidad, el teletrabajo y la enseñanza a distancia, ha detallado en un comunicado, mostrando especial atención a la exclusión financiera.

Por ello, la Diputación desarrolla desde el año pasado, en colaboración con el Colegio Oficial y la Asociación de Graduados e Ingenieros de Técnicos de Telecomunicación de Andalucía (Coitta/Aagit), ayuntamientos en riesgo de despoblación y la red de centros Guadalinfo, un proyecto de formación y acompañamiento en nuevas tecnologías, economía digital y contra la exclusión financiera.

La iniciativa se denomina 'Experiencia Piloto Jornadas TICs para luchar contra la exclusión financiera', mediante la cual, previo estudio realizado por los técnicos de Diputación, se detectaron 13 municipios en los que ya se había producido el cierre de las oficinas bancarias y que no contaban con cajero automático. En total, fueron siete de la comarca de la Axarquía: Alfarnatejo, Árchez, Arenas, Cútar, Macharaviaya, Moclinejo y Salares; y seis de la Serranía de Ronda: Alpandeire, Atajate, Cartajima, Benadalid, Faraján, Júzcar y Parauta.

En octubre del año pasado empezó una experiencia piloto en tres municipios seleccionados, Cútar, Júzcar y Salares, donde sus habitantes recibieron asesoramiento, formación y demostraciones presenciales y prácticas por parte de los ingenieros técnicos de telecomunicación. Y durante este año, se han realizado otras 12 jornadas adicionales y está previsto que lleguen a todos aquellos donde las entidades bancarias han cerrado oficinas y no hay cajeros para disponer de efectivo.

En la Axarquía se han realizado en Alfarnatejo, Cútar, Moclinejo y Salares. En cuanto a Árchez y Macharaviaya, está previsto en los próximos días. En Serranía de Ronda se han realizado en Atajate, Alpandeire, Benalauría, Benarrabá, Cartajima, Faraján, Júzcar y Parauta y, en breve, en Algatocín.

Formación a mayores

Desde gestiones con Hacienda, la Seguridad Social o el Ayuntamiento, pasando por la obtención del certificado digital o de banca digital como la consulta de saldos, movimientos, gestión de recibos y transferencias y el fomento del uso de los pagos digitales con nuevas plataformas que están creciendo, como Bizum, que minimizan la dependencia de dinero efectivo, son algunas de las acciones de formación que reciben la población afectada, en especial, los mayores, para adaptarse al uso de entornos digitales, sin riegos y protegiéndose de los ciberataques.

Aunque las aplicaciones bancarias son seguras, muchos ciudadanos siguen siendo reticentes al uso de la banca 'online', sobre todo, los mayores. En las jornadas se explican los posibles riesgos y hábitos básicos como usuarios que deben considerarse para protegerse de las amenazas actuales. A partir de ejemplos reales, donde se evidencia que generalmente los riesgos bancarios se producen por un exceso de confianza y mal uso por parte de los usuarios.

En las jornadas se pone a disposición de los asistentes terminales móviles, para que tengan la oportunidad de usarlos, con el objetivo de generar confianza digital y se pretende transformar la visión del problema de exclusión financiera, mostrándolo como una oportunidad para mejorar la calidad de vida en las zonas rurales. También se ofrece información sobre servicios financieros complejos, como el acceso a créditos o productos ahorro o inversiones.

Con objeto de seguir luchando contra la brecha digital en las personas mayores de 65 años, y a instancia de Diputación de Málaga, desde Coitta/Aagit ya se está en contacto con la red de centros y servicios asistenciales, con el fin de coordinar acciones conjuntas. Además, dentro de la estrategia de la Delegación de Innovación Social y Despoblamiento, desde la Oficina de Atención Social se llevan a cabo una experiencia piloto de Atención Integral a Personas Mayores y/o Vulnerables en Riesgo de Exclusión Financiera en el entorno de la Serranía de Ronda.

Por su parte, la Delegación de Mayores, Tercer Sector y Cooperación Internacional tiene previsto la realización de diferentes talleres en municipios menores de 20.000 habitantes, cuando la mejora de los datos de la pandemia lo permitan, sobre el uso y manejo de Smartphone para adquirir competencias básicas en su manejo y posterior uso en función de sus necesidades; charlas de alfabetización digital con carácter pedagógico y unas jornadas sobre el uso de cajeros automáticos y banca digital, así como, la prevención de engaños y robos en su utilización.