La viuda del parlamentario, doctor en Filología Hispánica y académico Antonio Garrido Moraga, Sonia Hurtado, firmó el pasado viernes un acuerdo con el Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre para la cesión de más de 14.000 libros de la colección del conocido profesor que da nombre a la Biblioteca Pública Municipal del municipio.

De esta manera, una parte muy significativa de los fondos bibliográficos personales de Antonio Garrido Moraga pasa a integrarse en centro de lectura de Alhaurín de la Torre.

El lote incluye unos 14.200 ejemplares de distintos géneros: novela, poesía, libros de viajes o ensayo, entre otros, con numerosos títulos dedicados a la cultura, las tradiciones malagueñas o andaluzas, o a la literatura. Cada uno de los libros lleva la etiqueta con sus siglas (AGM), de manera que pueda identificarse fácilmente.

El alcalde de Alhaurín de la Torre, Joaquín Villanova, agradeció a Sonia Hurtado su generosidad; al edil de Patrimonio Histórico-Artístico, Manuel López, su dedicación para que la cesión se haya hecho posible, y a las técnicas de la Biblioteca por su labor incansable. Además, destacó que es una de las colecciones privadas más importantes y un orgullo poder contar con ella en Alhaurín de la Torre.

Villanova recordó a Antonio Garrido Moraga como un hombre que luchaba por la cultura: "Nos quedamos con su principal mensaje: ¿Qué haríamos sin la Cultura? Él siempre entretenía y nunca aburría, destacaba en todo lo que hacía y en sus pregones", resumió el regidor.

Su viuda, Sonia Hurtado tuvo palabras de agradecimiento y recalcó que su esposo estaría muy orgulloso de este gesto. Además, destacó que la cesión ha supuesto un gran trabajo y todos han mostrado un respeto absoluto hacia su persona.

Foto protocolaria, ante la Biblioteca Municipal Antonio Garrido Moraga de Alhaurín de la Torre. L.O.

La Biblioteca de Alhaurín de la Torre lleva el nombre de Antonio Garrido (quien fue maestro en el municipio a finales de los 70) ya desde el año 2001, cuando el servicio se encontraba en la plaza Santa Ana, en lo que hoy es el Museo Andaluz de la Educación.

Él mismo acudió a la inauguración de la biblioteca, en un acto del que se acaban de cumplir 20 años. Con el traslado a la nueva sede, la biblioteca siguió conservando su nombre. Garrido Moraga falleció en enero de 2018, apenas año y medio antes de que se inaugurara el actual inmueble que lleva su nombre.